IV Coloquio Virtual: BDSM, ESTILO DE VIDA Y NATURALEZA DOM

*** Mistress Minerva *** Dómina Ghalia ***

*** Mistress Selina Bellatrix *** Miss Lith ***

¿Qué tres cualidades debe tener una Ama? 

Mistress Minerva: Esencialmente una Ama deberá tener un gran sentido de la responsabilidad puesto que al empezar el juego es quien manda, ordena y decide.

Lo siguiente, intuición, ya que muchas veces la sesión es con un perfecto desconocid@ y es importante no realizar algo que pueda ser negativo para la fluidez del juego y la confianza depositada, es preferible que no lleguen a decir la palabra de seguridad. Por último, el respeto, básico en cualquier relación humana; soy una estricta fanática de los buenos modales, me cabrea la falta de ellos. 

Dómina Ghalia: Cualidades de dómina: Empática. Responsable. Disfrutar con lo que haces. Y cuerda, sin duda.

Mistress Selina Bellatrix: Aclaro que hablo desde un rol de Ama profesional:

Primero de todo, la capacidad de cuidado, hacia una misma y hacia la otra persona, eso acaba traduciéndose en el ssc (sane, safe, consensual) en bdsm y en buena comunicación.

Fortaleza, al final el arquetipo Dómina tiene que ver con conectarse con una energía que puede tener muchos calificativos, como fuerte, expansiva, de lucha, de superación, de resistencia para sostenerse a una misma y la interacción con la otra persona, la Dómina ha de estar por delante en la situación guiando el camino y enmarcando el espacio, tal responsabilidad exige tener fortaleza.

Creatividad, que fluye desde una energía creadora Top que moviliza el juego.

Miss Lith: Una Dómina, pues Ama conlleva la propiedad de un sumiso, debe ser prudente, es decir, conocer los riesgos que implican ciertas actividades y adecuar su conducta para que no se puedan dar perjuicios innecesarios. Organizada y precavida, pensar y preparar todo lo que sería necesario en una sesión, o fuera de ella, teniendo en cuenta los límites y fetichismos de la persona con la que se va a encontrar. 

¿Qué tres cualidades debe tener un sumiso? 

MM: Bajo mi punto de vista, el sumiso ideal deberá ser, pues, muy respetuoso y siempre tendrá que dirigirse a su Ama desde el estatus de su rol. Como todos los juegos (o forma de vida, si lo traslada a todo el tiempo), éste tiene sus normas, sin ellas no tiene ningún sentido ponerse a jugar, la declaración de los roles es parte vital de la excitación mutua y una forma de demostrar el entendimiento del BDSM y lo que conlleva. 

DG: Educado. Paciente. Responsable.

MSB: Cuidado hacia él mismo y hacia la Ama, cada uno ha de hacer el mayor esfuerzo por escucharse a sí mismo y conocer sus límites y deseos, realmente no podemos relegar eso en otra persona siempre. Al mismo tiempo cuidar al máximo a la Ama, eso quiere decir respetar sus límites ante todo y mostrar disponibilidad sin negar lo anterior.

Aceptación, para estar receptivo a los comandos, órdenes, recomendaciones que permiten dejarse ir y poder adentrarse en el subspace de la mano de la Ama.

Agradecido, no hay mejor forma por parte del sumiso de ser proactivo en esta relación que desde el agradecimiento.

ML: Un sumiso, a mi parecer, debe ser disciplinado, es decir, ordenado respecto a los protocolos que haya pactado con su Dómina, por ejemplo, si han establecido que el sumiso debe saludar de X manera, él siempre deberá de hacerlo así. Comunicativo, que tenga facilidad para expresar sus ideas y sentimientos siempre dentro del respeto y guardando las formas, ya que para mí resulta muy importante conocer lo que la otra persona piensa y siente acerca de nuestra relación D/s. Cumplidor, si acuerda ciertos compromisos para con su Dómina, deberá involucrarse en ellos y realizarlos de la mejor manera posible. 

¿En qué momento puede Una misma autodefinirse como profesional?, ¿en qué consiste esa profesionalización?

MM: Hace tiempo hice un amplio escrito sobre ello: “El equívoco de la profesionalidad”. Hoy en día abunda todo, lo bueno, lo regular y lo malo. Erróneamente está extendido definir como profesional a las Amas con tributo, dando por hecho que al cobrar ofrecen un servicio de calidad, pero antes de ponerse en manos de cualquiera, sobre todo para depende qué fantasías, hay que tener garantías fidedignas sobre la persona dominante. Del mismo modo, hay personas totalmente cualificadas que no tienen tributo alguno, con lo cual son de lo más profesionales por tener experiencia, material de calidad, mazmorra, buen trato, etc. 

Una cosa es lo que es y otra muy diferente lo que debería ser respecto a autodefinirse profesional. Yo tengo carencias en cuanto a conocimientos de medical o shibari, así que disto mucho de ser una Dómina completa, pero no me vendo como atadora ni entendida en fantasías hospitalarias, aunque tengo una buena sala medical, jeje. Me gusta mucho estéticamente, la uso mucho para fotos y videos y también de alquiler. Ser profesional es ser coherente con lo que haces, no aventurarse por caminos desconocidos para no tener episodios que lamentar. 

DG: ¿Cuándo eres profesional? En el momento que decidí serlo, en que decido poner mi tiempo y lo transformo en mi foco principal, fuera del dominio de las prácticas personales; antiguamente no me consideraba profesional: lo empecé a considerar cuando abrí mi web y comencé a mostrarme al mundo.

Consiste en ser responsable con la decisión tomada, así como con cada sumiso, sumisa, fetichista o parejas que están a mis pies, guiarlos y acompañarlos en este camino y divertirme mucho.

MSB: Profesional se es en el momento que se ejecuta como práctica laboral, pero también cuando se realiza a unos niveles que aseguran que ese rol puede ejecutarse de una forma ética, segura y bajo unos estándares mínimos (esto último es subjetivo, y es siempre un eterno consenso social sobre qué se espera de una Dómina), pues para llegar a ese estándar mínimo se requiere de un aprendizaje o formación de algún tipo, aunque sea autodidacta.

Profesionalización por tanto es el proceso en el que se pasa de ser una aprendiz, con más dudas que certezas a la hora de hacer algo, a desenvolverse en la mayoría de áreas de esa profesión de forma autónoma. Eso no quiere decir que el proceso de aprendizaje termine nunca si una quiere.

ML: Creo que alguien puede definirse como profesional cuando tiene el control total de las prácticas que ofrece. La profesionalización consiste en tener una organización como cualquier otra actividad profesional: disponer de un espacio adecuado y exclusivamente dedicado a la dominación, tener una red publicitaria, alimentar las redes sociales, disponer de formas de pago, así como la regularización laboral. 

¿Cuál es Su práctica predilecta y por qué? 

MM: Adoro la humillación. Tengo un gran sentido del humor que me niego a esconder, me gusta reír y hacer reír. Claro está que hay maneras de humillar… si están nervios@s, unas risas siempre van bien para relajar y empatizar, pero si se han portado muy mal uno de los peores castigos es saber qué decir para empequeñecer hasta que puedas meterlos bajo tus tacones, jajaja. 

DG: Control de orgasmo; disfruto muchísimo sabiendo que están a la espera de mi orden. Incluso me gusta provocarlos hasta que casi no puedan más.

MSB: Mi práctica favorita es el juego de rol, aunque no lo trato como una práctica en sí, sino como el hilo de conexión mental y comunicacional a partir del cual despliego las prácticas en sí. El porqué, pues porque tiene posibilidades infinitas y la constante posibilidad de sorprenderme y divertirme.

ML: Más que prácticas predilectas, donde yo encuentro el placer respecto al Femdom es en la desesperación y frustración por no poder alcanzarme, subyugación y entrega por parte del sumiso, no hay mejor sensación que tener a un hombre rendido a mis pies, que haría cualquier cosa por complacerme. Si de prácticas hablamos, elegiría el Fisting por lo invasivo que le resulta al sumiso y la sensación de apoderarme de él. 

¿Qué no harían nunca? 

MM: Nunca haría ni haré nada que esté en contra de mis principios, da igual los ceros a la derecha que me pongas, para mí no tener que lamentar accidentes o traspasar mis límites es dormir bien por las noches. 

DG: Nunca digas nunca, pero si tengo que mencionar algo sería prácticas con animales.

MSB: Nunca haría algo que estuviera fuera del consenso de alguien o que me pareciera detestable.

ML: Nunca realizaría castración, así como cualquier otro tipo de actividades ilegales, nunca realizaría una sesión con alguien menor de edad, con animales, o con personas con diversidad cognitiva profunda, es decir, aquellos que no pueden llegar a ser conscientes de todo lo que implica el BDSM, ya sea por cuestión de edad o cualquier otra. 

¿Cómo han conciliado Su vida social y familiar con Su dedicación profesional al BDSM?

MM: Hace como 15 años que flirteo con el BDSM y, además, lo defiendo a cara descubierta en redes, radio y televisión, creo que es la manera sana y lógica de normalizarlo. No he tenido grandes problemas por ello.

DG: Yo desde hace mucho tiempo decidí mostrarme tal como soy, mis personas más cercanas saben a lo que me dedico, incluso muchos terminan viniendo a mi mazmorra con sus parejas, incluso toman algún curso.

No me escondo, pero tampoco lo grito a los cuatro vientos. Quien se tenga que enterar lo sabrá porque llegue a mí de alguna manera. Jamás sentí que estaba haciendo algo malo a pesar de lo mal visto que puede estar para algunas personas.

MSB: La palabra conciliación implica que hay un conflicto, en ese sentido no hay ninguno, tengo la suerte (o intencionalidad) de tener un entorno de amistades y conocidos que son cómplices o están dentro del feminismo prosex, por tanto me siento bien rodeada y no llevo una doble vida. Aun así prefiero que se asuma la discreción por parte de mis clientes, igual que yo lo hago con ellos.

ML: Nunca me ha resultado difícil conciliar mi vida personal y mi rol como Dómina, siempre lo he tratado de manera muy natural, quien ha querido alejarse lo ha hecho, y quien no, ha permanecido a mi lado, pues nunca me he escondido. Lo fundamental es mantener separados los dos mundos, para que ninguno condicione al otro; se puede hablar del tema, matar la curiosidad de amigos y familiares, pero no llevar a un sumiso a comer a casa un domingo, ni llevar a tu familia a la mazmorra. 

¿Existen diferencias entre una sesión que se limita al espacio exclusivo Ama-sumiso y aquella que es grabada para una productora, un canal o una web? 

MM: Existen diferencias, sí. No es lo mismo jugar en privado que hacerlo para una cámara, las poses y movimientos en el segundo caso deben ser para los futuros voyeurs de pantalla, hay que estar atent@s a la iluminación, cortar, cambiar de plano… ¡un rollo!, jajaja, no es lo mismo ni se crea la misma atmósfera. 

DG: Los vídeos que podéis encontrar en mi perfil de onlyfans.com/dominaghalia por ejemplo son vídeos de sesiones reales, grabadas por mi. No grabé nunca para una productora, pero sí que conozco lo que es estar frente a una cámara y un rodaje. Lógicamente se va parando, se repite, se va buscando lo que el director quiere, etc. y no es lo mismo.

Mi entrevista de YouTube fue así, pero aun siendo así mi sumiso era real, no por el tiempo que duró el rodaje. Me gusta a poder ser que todo lo que hago sea con un sumiso o fetichista real, aunque sean fotos o vídeos para promoción. Dispongo de muchos que les encanta estar a mis pies en esos momentos.

MSB: Totalmente, primero son intencionalidades muy distintas y la relación es otra, pues significa relacionarse con todo un equipo de producción, aunque estos no se vean delante de la cámara.

Segundo, un rodaje es mucho más agotador mentalmente, lo que se ve bien editado en cámara muchas veces implica cortes, pausas, pruebas, etc.

Seguramente además esa sesión tiene ya un guión previamente hecho y eso implica menos espontaneidad, etc.

ML: Sí, claro que existen diferencias; en una sesión normal te dejas llevar, no tienes que estar preocupado de la iluminación, posición de la cámara, volumen de la voz, etc. 

¿Es más realista el porno de temática BDSM que cualquier otro?

MM: Hay tanto de todo que vete a saber, jajaja, no sabría qué deciros.

DG: Yo diferenciaría Porno con BDSM y Porno BDSM: El primero es en el que no hay una profesionalización: son elementos de BDSM en un ambiente porno.

El segundo está profesionalizado. Pero la profesionalización hace que carezca de sentimiento real. Se suele buscar más la espectacularidad o las prácticas extremas antes que reflejar realmente lo que es una sesión de BDSM.

MSB: Depende del video, tendría que ver de un ejemplo a otro. Pero sí creo que en general en el porno de cualquier tipo hay todo un tema de “cumplir deseos difíciles”, recrear fantasías que no están al alcance de la mayoría. En el porno vainilla la temática que predomina son hombres que consiguen tener relaciones con mujeres, de formas que realmente no ocurrirían tan fácilmente en la vida diaria.

Lo mismo con el Bdsm, hay productoras con unos medios materiales y profesionales de la dominación como de la sumisión que ya les gustaría ver a muchas mazmorras. Además hay actos que requieren entrenamiento y un sentir especial muchas veces.

Entonces no creo que la tendencia sea buscar la naturalidad, sino mostrar fantasías difíciles de cumplir para la mayoría; si no veríamos a Kink.com hacer videos con sets Bdsm de aliexpress, en una cama con la foto de familia en la mesita de noche y no es el caso. 

Eso sería porno Bdsm costumbrista o porno amateur, que es igual de valioso. De hecho, los artistas independientes que se filman y venden sus videos pueden darnos una idea más realista de su vida Bdsm que cuando han de actuar para el guión de un director.

ML: No puedo posicionarme respecto a lo realista del porno convencional, pues no lo conozco.

¿Cómo afrontan una sesión virtual?, ¿qué ventajas y qué inconvenientes tienen respecto de las presenciales?

MM: Odio las sesiones virtuales, me niego en rotundo a hacerlas (es uno de mis límites). 

Tengo 42 años, no soy millenial, jajaja.

DG: Cómo afrontar una sesión virtual: Con creatividad. Todo depende de quien tengas al otro lado; creo que las sesiones virtuales no son para todo el mundo, incluso hay dominantes a quienes no les gusta. A mí personalmente no me gustaría para todos los días, quiero también sesiones presenciales. Pero también encuentro el punto de diversión y control en una online.

Ventaja: no ensucias toda la mazmorra, jaja.

Desventajas: te pueden grabar.  No puedes tocar y dar un buen azote tú misma…

MSB: A nivel de trato la afronto similar a la presencial, pero aprovecho la tecnología para aumentar la inmersión en la fantasía, de formas que no puedo hacerlo en el formato presencial (aún, hehe).

Como ventaja de lo virtual está la adaptabilidad a las circunstancias de distancia y que es más difícil decepcionarse cuando se requiere mayor uso de la propia imaginación. A veces hay gente que ha recreado su fantasía tanto desde la imaginación que la realidad difícilmente llega a satisfacerles.

Estoy usando pantalla verde croma para proyectar escenarios virtuales detrás de mí y eso genera muchas posibilidades a nivel de fantasía.

Desventajas, muchas: la pérdida total de control es más limitada, no hay contacto físico, a veces la persona al otro lado prueba cosas nuevas sin la misma seguridad e higiene que puede ofrecer una Ama; sí, hablo de esos objetos que tenéis por casa sin limpiar, en fin, haha.

ML: Cuando estás acostumbrada a hacer sesiones presenciales, resulta difícil realizar sesiones virtuales por la falta del contacto físico, el hecho de manejar al sumiso a tu antojo. 

Dar instrucciones para auto-torturarse o humillarse resulta frustrante, sobre todo cuando las instrucciones no se cumplen adecuadamente, es ahí cuando suelo recriminarles el que yo lo haría mucho mejor. Corregir las acciones de un sumiso únicamente de manera verbal, sin poder indicarle con mis propias manos como hacerlo, resulta una tortura, pero para mí. Ventajas no le veo ninguna. 

¿Hay machismo en el BDSM? 

MM: ¿Hay machismo en el mundo? Sí, y el BDSM está en este mundo, así que imagino que sí, en mayor o menor medida, no lo sé, pero dejadme que os diga algo: YO apenas he sufrido en mi vida el machismo porque no he dejado que ocurra. Tengo los huevos bien puestos y no me dejo pisotear.

DG: Como en todo, hay y habrá machismo. En el BDSM me he encontrado desde dominantes gallitos que siempre intentan quedar por encima de una o de cualquiera a personas que se suelen sentir incómodos delante de una domina y reaccionan de formas extrañas como siendo maleducados o evitándote.

MSB: Voy a extenderme porque no me parece dar una respuesta simplista con un tema tan amplio:

Para contestar a esto creo que es bueno entender cuando alguien habla de Sistemas vs. Personas concretas. Si no es una constante de “ya, pero y esa persona noséqué, y esa nosécuántos” o “yo no hago eso, mi primo tampoco”, etc. El tema es no personalizar y entender qué son las estructuras, los sistemas que generan culturas y subculturas. Lo que viene a ser fijarnos en qué imagen y sensación nos viene a la mente si nos mencionan un concepto en general, la mente simplifica y genera una imagen estereotipada a la que atribuimos propiedades. Pues lo mismo con Femenino y masculino.

Hay machismo que ni identificamos, empezando por estructuras mentales muy inconscientes que escogen a qué le damos más valor y qué infravaloramos, consecuencia de una educación a lo largo de la historia que aún queda por cambiar.

Las raíces de una cultura patriarcal han estado construidas en la invisibilización de los cuidados como algo de menor importancia (al ser algo tradicionalmente de especialización femenina que se ofrecía sin remunerar) que la exaltación de las habilidades especializadas y que causan sorpresa como algo más importante que lo anterior (el desarrollo de lo experto como algo a lo que tenían acceso más hombres que mujeres).

Voy a centrarme bastante en esta devaluación:

Eso en una Dómina o Dom puede traducir-se en cuidar/se menos y estar más pendiente de ganar reconocimiento haciendo X pirueta o técnica, pues está claro qué está más reconocido en esa estructura social de valores.

En un sumiso sería lo mismo, pensarse que su valor está más en la especialización en las prácticas y darle menos importancia a los cuidados/ respeto/ autorespeto, cuidado comunitario.

La realidad es que las técnicas ocurren por una relación de cuidado y invisibilizar esto es autodestructivo y es perpetuar la base desde la que históricamente se ha formado la cultura patriarcal.

Es posible revalorizar y visibilizar el cuidado sin que nadie se salga de su rol, es más, lo nutre.

Por otra parte, a nivel de cómo nos relacionamos, un hombre o lo que asociamos como masculino puede ser más fácilmente tomado como alguien que sabe de lo que habla que una mujer o nuestra asociación con lo femenino (Asociar masculinidad con mayor expertía). Otra vez, esto es algo de lo que no somos ni conscientes, pues es programación desde pequeños, de una cultura que devalúa lo femenino o lo equivale a una jerarquía inferior a lo masculino.

Una mujer siempre tiene que hacer más para demostrar que es experta en algo y a veces ella misma tiene que luchar contra un síndrome del impostor inculcado estructuralmente.

Usualmente una mujer tiene que hacer más para que sus límites sean respetados, sea sumisa o sea Dómina.

Generalmente una Dómina tiene que ser más activa en imponerse ante un hombre que tiene dificultades en tomarse en serio el rol dominante femenino que si fuera un Dom con una sumisa. A veces hay sumisos que utilizan falsos cuidados para imponer sus deseos sobre los límites del espacio de ella. Hay demasiadas situaciones de falta de respeto a los límites de una mujer o a lo asociado con lo femenino en el bdsm y que muestran una resistencia por cambiar esta cultura.

Desgraciadamente la educación hace que desde la socialización masculina haya muchos puntos ciegos alrededor de qué se ha de hacer para cuidar y que desde una socialización femenina se vean más fácilmente esas cosas y no se puedan ignorar, traduciéndose eso en sostener más peso en el cuidado relacional y comunitario por tomar la responsabilidad, pero que eso no sea reconocido o valorado igual que otras acciones o roles.

El tema consenso/agresiones en la comunidad Bdsm es otro temazo, creo que no hace falta ni que haga el retrato robot porque ya lo sabemos, el tema es cómo respondemos desde varias estructuras (normas en locales, respuesta grupal, organización de eventos, canales de comunicación, disposición del espacio) e influimos en generar una cultura u otra.

Me repito con el tema de los cuidados porque es el básico olvidado: cuidar en una situación de agresión es escuchar, intentar entender y darle importancia a la experiencia de alguien. Qué decisiones se toman es un tema más extenso, pero también responde a hacer las cosas con cuidado.

ML: Desde mi experiencia, no hay machismo en el BDSM. 

¿Es el FemDom uno de los ámbitos más feministas por naturaleza, una de las mayores resistencias contra la desigualdad hacia la mujer?

MM: Me parece terrible usar el Femdom para algo que no sea el disfrute mutuo de los implicados en la sesión. Esto no es una lucha por derechos ni blablabla. La normalidad se crea con la normalidad, no soy de reivindicaciones. Me parece igualmente terrible usar una sesión para “desahogarte” de mierdas personales (lo menciono porque lo he visto). Hay que tener la mente muy clara y limpia a la hora de jugar con alguien. Para desahogos está el puenting y hacer introspección. 

DG: No considero el FemDom como un ámbito feminista de por sí. Es igualitario en tanto a que hombres y mujeres pueden asumir el rol dominante pero el FemDom es un rol de superioridad frente al sumiso o sumisa y eso no es igualdad. Es un desequilibrio concertado y voluntario. Aunque en muchos casos puede servir de forma de empoderamiento para algunas mujeres. 

MSB: El Femdom no es inherentemente feminista, como habréis sospechado, para mí lo inherentemente feminista o antipatriarcal es que los cuidados no recaigan o equivalgan a lo femenino o en la mujer, sino que los hombres y las masculinidades se ocupen de encarnarlos, ejecutarlos lo mejor posible y sean parte de movilizar un cambio cultural que los revalorice al mismo nivel que la alabada expertía, desde todos los roles y géneros.

Desde ahí se revalorizan el respeto, escucha a la diferencia y la generosidad, poniéndolos al mismo nivel que el mejor truco de látigo.

El Femdom tiene el potencial de empujar ese cambio cultural en nuestro entorno desde nuestra fortaleza, pero no ha de recaer solo en nosotras, cualquier rol o género puede y debe luchar por este cambio cultural si se compromete a ello.

Me da igual cómo se identifique, se presente o la apariencia tenga quien se comprometa, lo que importa es encarnar estos conceptos con acciones y no solo con palabras.

ML: El Femdom es feminista, entendiendo como feminismo la igualdad entre hombre y mujer, pues todo lo que sucede dentro de una relación D/s está acordado por las dos partes. Además al no ser un gran movimiento social, al no tener relevancia social, no se le puede considerar como una resistencia contra la desigualdad. 

Mistress Minerva: “¿Cuál es la mejor enseñanza que recibe de los sumisos?”

DG: La atención minuciosa de que todo esté a mi gusto, preocupándose por los detalles. 

El diablo está en los detalles, realmente, y que un sumiso sepa adelantarse a lo que quiero es la enseñanza que más me conmueve: la capacidad de entrega incondicional. 

MSB: La mejor enseñanza que recibo es la importancia del agradecimiento, el valorar los deseos propios e indagar en su autenticidad, así como la valentía de la vulnerabilidad.

ML: No sé si la mejor, pero en los últimos años he aprendido que el “ser sumiso” es empleado por muchos hombres para acercarse a ciertas mujeres que, de otra manera, les resultarían inalcanzables.

Dómina Ghalia: “¿Creéis que la actitud de un esclavo tiene que ser siempre la misma dentro o fuera de sesión en presencia de una dómina o hay una separación persona / rol dentro del BDSM?”

MM: Muy buenas, Señora. Bajo mi punto de vista eso dependerá de cada persona/sumisa, los hay que necesitan 24/7 y su personalidad es esa en todo momento, aunque la mayoría lo viven únicamente durante la sesión. Personalmente me parece más divertido tener la opción de cambiar puesto que así puedes sorprender. Yo, como Dom/persona, no necesito el rol constantemente ni que me traten de Usted siempre, pero, eso sí, respeto en las formas. 

MSB: Cada Dómina escoge qué quiere hacer, no hay un consenso moral centralizado.

Para mi depende del sumiso, hay gente con la que quiero mantener esa distancia porque así lo siento y otra con la que, por lo que sea, quiero hablar fuera de sesión de una forma más distendida.

Paradójicamente, como más siento que la otra persona respeta y se toma en serio mi rol como Dómina más probable es que me relaje y se dé la posibilidad de que interactúe de otra forma si quiero, porque me siento reconocida, tomada en serio y por tanto sé que les será fácil volver ahí cuando lo diga.

Pero con las personas que a duras penas me dan el reconocimiento como Dómina, que están más pendientes de sus deseos hacia mi físico que de mi rol o mi intencionalidad y deseo de dominar… o que cuando dan ese reconocimiento es con la intención de llegar a una parte de mí que no estoy proponiendo… ahí hay un conflicto, y es una lucha fútil en la que no perderé mi tiempo.

Sin escucha ni reconocimiento no hay cuidado, por tanto su egocentrismo como propuesta de relación no me interesa. Mi propuesta como Domina está más que clara y espero respeto y reconocimiento a esta.

ML: El respeto, en presencia de una Dómina y en cualquier situación, debe mantenerse. Pero la actitud fuera de sesión puede ser distinta sin faltar al respeto, es más, considero que es enriquecedor conocer personalmente a los sumisos fuera de su rol.

Mistress Selina Bellatrix: “¿De qué forma practicas la sororidad con otras Dóminas?”

MM: Encantada de leerla, Señora. Actualmente apenas realizo sesiones presenciales con sumisos, no estoy en grupos de WhatsApp, ni foros o similares con otras Dóminas, así que mi vida va por otros caminos. Diría que lo máximo que tengo de relación con otras Dóminas es virtual y muy poco. No recuerdo que se haya dado el caso donde una conocida mía hubiera sufrido algún tipo de discriminación o abuso, si eso ocurriera creo tener un buen discurso al respecto para poder ayudar aportando herramientas que la otra persona pueda usar para fortalecerse emocionalmente. En cambio, curiosamente, viví una situación muy penosa en un Salón Erótico donde me encontraba paseando con mi esclava Maribel, se nos acercó una supuesta “Ama”, la cual cogió de mi mano la correa, tiró fuertemente del collar, tirando al suelo a Maribel, que cayó de rodillas, y le gritó que le besara los pies. 

El monumental cabreo que pillé superó la tremenda vergüenza que también me hizo pasar ese personaje. 

DG: No hace mucho que comencé a tener relación con otras dominas, estaba muy enfocada en mis cosas, en mi estudio… pero de aquí a un tiempo sí comencé a tenerla: siempre que surge alguna duda por parte de alguna señora y yo la puedo solucionar lo hago, a nivel sesión, a nivel información de mi ciudad, números que es mejor marcarlos y no perder tiempo, etc. Compartir información, básicamente. Y bueno, siempre estoy abierta a propuestas, si  veo que son sanas, me involucro, dentro de mis posibilidades.

ML: Cabe decir que yo no apoyo a otras mujeres por cuestión de género, igual que no dejo de apoyar a hombres tanto dominantes como sumisos, personas trans y queer. 

Apoyo a las personas que se encuentran dentro del movimiento BDSM, virtualmente a través de retuits de su contenido, así como likes y comentarios. En persona he ayudado a chicas que querían iniciarse como Dóminas, dando consejos, acompañándolas en las sesiones, proporcionándoles un espacio seguro para realizarlas, así como material, vestimenta, sesiones de fotografía, el anunciarse, la creación de sus redes sociales, etc.

Miss Lith: “Veo en Twitter y en algunas quedadas como el “antiguo BDSM”, aquel de los “buenos años del IRC Hispano”, se glorifica y mitifica. ¿Vosotras, que creo conocisteis aquellos años, considerais que el BDSM de hoy en día tenga diferencias sustanciales con el anterior BDSM? Si es así, ¿cuáles son estas diferencias?”

MM: Un saludo, Señora. En los 15 años aproximadamente que llevo en el BDSM puedo asegurar que son mundos sustancialmente distintos el de antes y el de ahora. ¿Por qué? Creo que Internet ha prostituido muchos sectores, ha eliminado de gran parte de la sociedad ese fetiche del cara a cara, de lo físico, y sobre todo, de los buenos modales y la autenticidad de lo que se vende. Dejé de anunciarme hace unos 4 años porque estaba harta de contestar al teléfono y escuchar “Minerva, ¿en 20 minutos?”. Después de años de experiencia, viajes, ropa, libros, talleres, etc. que te quiten el “Mistress” es bastante deplorable. Como expliqué en la primera pregunta, sin normas no hay juego, porque carece de sentido. Para mí, el primer contacto desde un mail o llamada ya forma parte del juego, sin todo el ritual de roles y respeto ¿qué sentido tiene? Sin contar que por la incipiente llegada del mundo escorts al sadomaso muchos sumisos/clientes esperan otra cosa… y no estudié magisterio para andar enseñando a cuatro de cada cinco, ¡ufff!

Sigue habiendo realidad, pero hay que encontrarla en el océano de lobopajilleros disfrazados de sumicaperucitas. 

DG: No creo que exista un tiempo que haya sido mejor o peor que los demás: cada uno ha tenido sus propias circunstancias y deberíamos quedarnos con lo mejor de cada momento y aprender de lo que menos nos ha gustado para no repetir errores, mejorar y dar un ambiente cada vez mejor al BDSM.

MSB: No he vivido esa época. Como todo, tendrá sus ventajas y desventajas. La tecnología ha cambiado como nos comunicamos, está en nosotras encontrar la forma de usarla para nuestro beneficio y no al servicio de las desventajas de esta.

Si queremos luchar contra la inmediatez y la impulsividad que esta facilita, podemos poner nuestros propios filtros y quien realmente quiera llegar a nosotras tenga que esforzarse más que el holgazán que nos hace perder el tiempo. Cuestionarios y demostraciones que respondan a qué se va en serio. También nosotras podemos compartir más fácilmente quienes somos, dar voz a nuestros conocimientos y opiniones. A parte de eso, no puedo decir mucho más porque no soy de la vieja escuela.

2 Comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s