Querida Carmen:  Me gusta pensar que no es casualidad que me despida de este ciclo contigo, cuyo nombre me ha dormido tantas veces en sus brazos y cuyas arrugas han soplado velas conmigo hasta completar las dos décadas de vida. Hace unos meses, me dejó una persona que me animaba con cintas moradas a pisar … Sigue leyendo