Raúl Bateman

¿Quién es Raúl Bateman? ¿Qué tres cualidades destacaría de su yo profesional y qué tres características personales le describen por encima del resto?

Raúl Bateman es, sobre todo, la búsqueda de un sueño por un chaval que no tenía claro que sería de él en la vida.

Una persona que desde pequeño se interesó por el arte, especialmente la pintura y la música, y que intentó desarrollar, pero que fue en la fotografía donde encontró su verdadero medio de expresión y realización personal.

Por lo demás, sólo queda decir que soy una persona sencilla que busca contar una historia y expresar sus sentimientos.

Todos somos personas complejas con una historia que tratan de encontrar su camino en una vida complicada, pero siempre he tenido claro que como profesional quería ser honesto con mi trabajo, retratar la realidad sin apenas cambiarla, también destaca que no me importa mucho lo que piense la gente sobre mi fotografía a la hora de criticarla; por ejemplo, se dice mucho que mi fotografía es melancólica para ser moda o erótica, y, lejos de tomarlo como despectivo, para mí es todo un elogio, porque yo soy melancólico; pese a que siempre me muestre afable o alegre al resto de la gente hago mucha introspección interior y muchos recuerdos míos son agridulces, y como esto es mi medio, no tengo reparo en mostrar mi estado de ánimo. Mi fotografía no está para alegrar a nadie, está para que te haga viajar a otro estado emocional y reflexionar, contar una historia.

También ha habido alguna persona que en algún momento ha pensado que mi fotografía erótica o fetichista sirve para satisfacer mis oscuros deseos sexuales cuando no se dan cuenta de que están atacando a mi sector, porque por esa regla de tres, cualquier fotógrafo/a que hace desnudo o erótico lo está usando para sus fines y se está dejando de lado el importante hecho de que algunos tenemos sensibilidad y prima en nosotros la búsqueda del arte por encima de la sexualidad. 

Sin embargo no tengo ningún problema en enseñar o explicar este tipo de cosas, creo que hay mucha ignorancia y maldad todavía presente en la gente. 

También creo que sé empatizar mucho trabajando, que trato de cuidar a los modelos en todo momento. Es algo que tuve muy claro cuando empecé a trabajar en este sector.

A nivel personal, destacaría que sé escuchar, que sé perdonar y que quiero mucho a quien me demuestra que está ahí. La cosa es que soy muy solitario y eso siempre ha sido un problema.

¿De qué modo ha repercutido tu formación académico-profesional en el desarrollo de tu carrera artística? ¿Cuánto tienes de autodidacta? ¿Tienes o has tenido referentes?

Considero que me forjé a través de varios años como asistente de plató y diversos fotógrafos. Cuando me di cuenta de que quería ser fotógrafo no tenía dinero para pagar una escuela privada y la pública era imposible. Hice caso a mi amiga Naomí y me metí de lleno a pintar cicloramas de platós, a ser el chico de los recados y entremedias ayudar a los asistentes que venían a los estudios; ellos me enseñaron muchas cosas que luego desarrollé cuando me lancé a ser asistente freelance. Pero, aunque al principio pensaba que quería ser sólo asistente, decidí correr el riesgo y dedicarme a ser fotógrafo, algo en mí lo necesitaba.

Dicho esto, como cualquier asistente reconocido te puede contar, en cuanto eres fotógrafo ya no te quieren de asistente en muchos sitios, así que me esforcé muchísimo en intentar superarme.

Se podría decir que soy autodidacta de la vieja escuela, con trazos aprendidos de grandes fotógrafos y asistentes con los que he tenido la inmensísima suerte de haber podido trabajar o verlos en acción.

Mis referentes siempre han sido personas que siguen al pie del cañón y que no cejan en su empeño, que hacen las cosas desde el corazón, con sentimiento, porque te podría hablar de Helmut Newton o Peter Lindbergh como grandes referentes, pero mis referentes son mis padres, son fotógrafos como Dennis stock, Vivian Maier o artistas como Miguel Ángel, Van Gogh, Paco de Lucía, son todas esas personas que luchan por sus sueños y acaban dejando un legado que perdura para siempre. Ya sabes, lo que hacemos en la vida…

¿Cómo crees que ha influido el auge de la tecnología de estos últimos años en el sector de la fotografía? ¿Ha cambiado en algo tu procedimiento de trabajo?

Yo empecé en la era digital, pero considero que la fotografía ha dado un paso atrás y se ha convertido en un arte a medias. Quiero decir que antes, con el analógico, la fotografía era un proceso artesanal que comenzaba con la elección del carrete hasta el revelado del mismo en un medio físico. Tenías tus fotografías acabadas en papel y tus negativos en mano, era algo palpable, ahora tenemos diógenes digital almacenado en discos duros con fecha de caducidad, son un ente virtual que flota por ahí, a medio hacer. Lo digital ha borrado lo artesanal.

Intento que mi trabajo sea lo menos actual y comercial posible, trato que sea lo más artesanal y analógico que pueda, y si no puedo hacer analógico, trato de emularlo, no me gusta la tecnología, me asusta su poder y cómo ésta va reemplazando al ser humano.

¿Qué importancia tiene la dualidad Madrid-Barcelona en tu desarrollo profesional? ¿Qué te han aportado ambas independientemente?

Barcelona fue clave en el desarrollo de mi fotografía, porque me tuve que buscar la vida en todos los aspectos. Y cuando no tienes nada (me fui con apenas 100 euros en el banco y una maleta con dos mudas, la cámara y cuatro botes de conservas), tú mismo creces en muchos aspectos desarrollando instintos y medios que, sentado en casa bajo el calor de tus padres, no vas a vislumbrar. Cada día desde entonces entiendo más el camino de lo simple, de lo natural, por eso mi fotografía es sencilla, porque la foto es así, reflejas lo que ves, todo lo demás es vodevil. 

Allí conocí a personas maravillosas, y gente muy inspiradora, llenas de arte y vitalidad y me abrió muchísimo la mente. Es un lugar lleno de magia donde empecé a forjarme un nombre. Madrid es mi casa desde que nací. Podría decirte que Madrid es mi país y Barcelona mi ciudad. Ambos lugares son parte de mi.

¿Te confiesas amante del B/N por encima de cualquier otra estética? En tal caso, ¿por qué tienes esa predilección?

Para mi fotografía sí, me gusta el color de manera muy puntual, yo siempre digo que voy al revés que la mayoría de fotógrafos, porque para ellos es el bnw en pequeñas dosis y bien hecho y yo sostengo lo contrario: el color me aburre porque yo ya veo en color, porque el blanco y negro logra sacarte de la realidad y sumergirte en otra paralela donde los detalles son todo, donde las emociones priman sobre muchas otras cosas. El color te distrae y generalmente en moda vende un producto, vende la ropa, el maquillaje… Cuando fotografías en blanco y negro puedes percibir las emociones de esa persona, por supuesto esto es algo que como fotógrafo vas trabajando, porque muchas veces no es fácil sacar esto de alguien, por eso necesitas que la otra persona se sienta segura contigo.

Admiro a muchos fotógrafos que hacen colores preciosos, pero ese mundo no es para mí. Mi fotografía, sea erótica o moda, es muy emocional, es muy personal y este medio me permite poder expresarlo.

Por eso, la persona que ve una foto mía de un retrato, un desnudo o unos pies y piensa que lo que estoy haciendo es hacer una foto de un retrato, un desnudo o unos pies por hacerlo sin más está siendo un ignorante superficial. 

Avedon decía que “Hay más de mí en mis fotografías que de las personas que fotografío” y es totalmente cierto.

¿Qué tres cualidades dirías que debe tener todo buen fotógrafo de moda? ¿Cómo se vive ese mundo desde dentro en cuanto al proceso artístico, las exigencias y las marcas, todo lo que envuelve su atmósfera?

Paciencia, sobre todo en la pasión con la que vives esto, seguir siendo buena persona, no dejar que el ego se apodere de ti y sobre todo creer en ti mismo y en lo que haces, tratar de no caer en depresiones o dudas existenciales y ser consciente de que siempre habrá quien te critique y quiera que te hundas. Porque poco se habla de las crisis que muchos artistas, en especial los fotógrafos, tenemos. Nadie se acuerda de ti cuando estás solo en tu habitación llorando de amargura o desesperación.

Te voy a ser sincero y quitar el suspense: el proceso artístico es muy frustrante en muchas ocasiones, porque si trabajas con marcas o agencias, al principio te ilusionarán con que tu estilo es único, que eres maravilloso, pero luego la mayoría quieren que hagas lo mismo de siempre como todos los demás, a no ser que tengas cierta fama o renombre, eres un mero peón, es muy difícil mantener tu creatividad de manera plena; en el momento en que trabajas con gente va a estar delimitada por muchos frentes, creo que Helmut Newton fue el único fotógrafo con libertad artística como tal. De ahí que os diga que jamás dejéis de ser quienes sois y que luchéis por vuestras ideas.

Al principio, cuando empiezas, nadie quiere trabajar contigo, esto hace que mucha gente abandone, porque además el extra es que trabajarás gratis o por miseria, mientras ves cómo los demás viven en la rueda de la fortuna y saben buscarse la vida mientras tú no tienes ni idea de qué hacer con tu vida, a no ser que tengas contactos o seas pareja de, hijo de o amigo de, eres uno más que acaba de empezar y totalmente desconocido; créeme cuando te digo que muy poca gente te ayudará desinteresadamente, siempre hay gato encerrado, pero cuando eres constante, trabajas duro y sigues en primera línea pase lo que pase, empieza a cambiar todo; poco a poco, la gente empieza a mirarte con otros ojos, y a través de tu esfuerzo y profesionalidad, te irás haciendo un nombre, también hay que saber decir muchas veces que no a cosas y saber valorar tu trabajo y dejar de hacerlo gratis, la gran mayoría de la gente se acercará a ti por interés y cuando no pases por su aro o les cierres el grifo o tratarán de calumniarte o te olvidarán.

No obstante, gente que creías que jamás trabajaría contigo tarde o temprano son ellos los que vienen a ti, incluso si de primeras pasaron, y esto es muy gratificante, porque significa que tu trabajo tiene valor.

Cuando trabajas para alguien debes tratar de que queden contentos al 200%, porque si haces un buen trabajo, la gente correrá la voz a 2-5 personas, pero si lo haces mal, llegará a 100.

Sin embargo, lo que más me encanta de este trabajo es la gente que conoces por el camino: maquilladores, estilistas, modelos, creativos, gente emprendedora, otros fotógrafos y artistas, personas que valoran tu trabajo, y gente que es realmente maravillosa, como personas y como creativos, que tienen algo que decir y que te inspiran a ser mejor con ellos. No obstante, también hay demonios. Yo no me quedo con las marcas o las agencias, me quedo con las personas fantásticas que aparecen en este devenir que llamamos vida.

En contraste con lo anterior, ¿en qué momento y por qué das el paso hacia la fotografía de pies y el mundo del foot fetish? ¿Cuál es tu concepto de erotismo?

Nunca me adentré en el mundo del foot fetish, eso formaba ya parte de mí, sí debo decirte que mucha gente sí ha entrado en ese mundo gracias a mí, bien por mis fotos, bien por conocerme, bien por atar hilos.

Me he considerado siempre un fotógrafo que retrata de la manera más bella que puede aquello que le gusta.

Siempre he sentido fascinación por los pies de la mujer, me parece una de las cosas más bonitas que existen, pero que, tras los tabúes sociales, han quedado relegados a algo considerado asqueroso; es por eso que cuando cogí una cámara dije: haré lo que quiero, representar la figura del pie femenino de manera artística, bella, que veas una imagen y te produzca algo que no sea aversión.

Mi concepto de erotismo es muy amplio, me atraen muchas cosas, casi todo me parece fascinante si me tomo mi tiempo en conocerlo o admirarlo. 

Si haces fotografía erótica o de desnudo, tus fotografías deben ir más allá de algo superficial, por eso considero que la verdadera fotografía de desnudo es un mundo muy complejo. Porque su arte no radica en mostrar un desnudo, sino en contar una historia que trascienda más allá. Muchos fotógrafos piensan que hacer fotos a una mujer desnuda ya es arte y es un error. Solamente te estás valiendo de mostrar algo que todos sabemos que es bello, pero ¿qué más? Si no sobrepasas esa barrera, no estás haciendo nada artístico, estás tratando de demostrar que eres una persona que puede ponerse delante de una mujer (o un hombre) y hacer click.

Para mí mostrar los pies es un acto de rebeldía a lo establecido, es una manera de ponerte algo feo en la cara y decir: mira, ¿ves como también puede ser bonito si tienes algo que decir y sabes cómo hacerlo?

El problema del mundo del fetichismo es que, como el del desnudo, está lleno de gente básica que no ve más allá del deseo. Por eso hay una hipersexualización del cuerpo.

Yo siempre digo que mi fotografía no es ni sexual ni pretende ser sexualizada, eso queda al juicio de cada espectador, yo sólo tomo fotografías.

Tanto en el ámbito de la moda como en el del retrato más íntimo, ¿encuentras diferencias a la hora de trabajar con mujeres u hombres?

Nunca he tenido problema en fotografiar ningún tipo de género, cuerpo o persona, cada individuo que pasa por delante de mi objetivo me parece fascinante y amo retratar a personas muy diferentes entre sí, pese a que la moda todavía esté muy limitada en ese campo.

Entre hombres y mujeres hay diferencias, porque el hombre suele ser bastante más sencillo a la manera de posar, como diría Lindbergh: “más fanfarrones, es fácil descifrarlos, cogen su pose de malote o interesante y ya está. Sin embargo las mujeres se arriesgan más, te dan muchas más cosas, son más valientes y tienen más ímpetu. Cuando se dan cuenta de que pueden confiar en ti te entregan muchas cosas a cambio.”

¿Cómo sería tu modelo ideal en cuanto a actitud, trato e intenciones artísticas?, ¿con qué perfil te sientes más cómodo? Por otro lado, ¿qué barreras te gustaría traspasar a través de la experimentación?

No tengo un perfil determinado, si bien cuando trabajo con agencias al final tienes ciertos cánones de belleza, en realidad no voy con un prejuicio. Fotografío a toda persona que me dice algo, que me llama la atención.

Sí que es cierto que me atrae más la personalidad de una persona atormentada o triste que de una feliz, porque hay todo un mar de emociones dentro de esa persona que en una foto es probable que te enseñe más que la felicidad, por eso no suelo hacer fotos a personas riendo, no me gusta demasiado, una sonrisa es lo que es y ya, pero las emociones… eso es arena de otro costal.

Si tuviera que decirte mi modelo favorita sería Mireia Salip, porque nos conocimos en una época muy compleja de nuestras vidas, ambos teníamos nuestros problemas y dificultades y de un modo u otro estuvimos el uno para el otro, incluso estando en países diferentes y cada vez que nos juntábamos, desde el primer momento, lo que hacíamos era bello y melancólico, decía mucho de nosotros dos, porque conseguimos tal conexión y supimos reflejarlo tan bien que por eso, aparte de ser una persona maravillosa, es mi modelo favorita. Aunque pueda contarte cosas maravillosas de personas con las que he trabajado y adore a la gran mayoría de modelos y te pueda decir diez favoritas, Mireia será siempre única. 

Mi musa. Porque, entre otras cosas, me recuerda que de los malos momentos puede florecer algo maravilloso como la amistad y crear arte. 

Ojalá poder romper barreras de prejuicios y cambiar las mentes de las personas cuando hipersexualizan todo lo que uno hace por arte. Porque sí que hay artistas cuya intención es claramente sexual al mostrar sus obras. Pero hay artistas con sensibilidad que usan ese medio para expresar sus sentimientos más íntimos y al final caemos todos justos por pecadores. 

En el otro extremo, ¿dónde sitúas tus límites éticos? ¿Consideras necesaria o peligrosa la libertad de expresión?

Los únicos límites éticos que tengo desde siempre son tratar al modelo con respeto, educación y que se sienta cómodo/a y contento en la sesión.

Eso es lo más crucial que debes asumir y cumplir. Un/a modelo te está entregando un momento muy íntimo, está desprotegido/a por así decirlo, por lo que debes cuidar de manera sagrada ese momento.

La libertad de expresión, como el karma, es un arma de doble filo que viene y va muy peligrosa, voluble, deformable… Es una pregunta muy compleja que requiere mucha meditación. Pero creo que uno siempre debe tratar de seguir su camino sin hacer daño a nadie, o al menos, al menor número de personas, porque es inevitable no hacer daño a alguien en esta vida. Tratar de ser la mejor versión de ti y una buena persona el mayor tiempo posible. Porque nunca sabes cuándo cambiarán las tornas o en qué situación estarás mañana.

¿Cómo es el gremio de los fotógrafos? ¿Hay tanta rivalidad o individualismo como parece desde fuera? ¿Hay intrusismo ahora que tenemos a mano tanta tecnología y tantos recursos gráficos?

No existe a día de hoy un gremio de fotógrafos y si lo hay lo desconozco. Creo que la fotografía es una jungla donde cada uno trata de sobrevivir solo o, a veces, con un grupo de personas igual de indefensas que tú.

Hay mucha competencia e individualismo porque la figura del artista tiene prestigio y todos quieren ser el mejor y destacar sobre los demás, es la condición humana, pasa en todos lados. Sin embargo desde hace un tiempo trato de llevar la filosofía que llevaba George Harrison: “Éxito, no fama”. 

Esto no quita que haya amistad entre fotógrafos y muchos tratemos de ayudarnos mutuamente. 

Intrusismo hay en todas partes, pero la fotografía está infestada de ello. Todos comenzamos por algún sitio, pero con el tiempo se ve quién quiere trabajar y vivir de ello y quién lo desprestigia por ser un simple mirón con una cámara. 

La tecnología ha traído muchas cosas buenas, pero también ha hecho que sea muy difícil ganarte la vida, primero porque hay millones de fotógrafos/as y muy buenos, segundo porque todo el mundo suele tener acceso a poder hacer fotos y, al final, la mayoría prescinde de ti. Antes si una persona quería hacerse fotos, llamaba a un profesional, ahora lo puedes hacer tú mismo sin salir de casa. Para qué pagar a alguien si lo puedes hacer tú, ¿no?

Eso ha generado un descenso de la calidad artística en muchos aspectos, por no hablar del gusto que tiene la gente, yo lo veo constantemente en muchas fotografías que se hacen…

¿Cuál es tu definición de Arte?, ¿y tu ideal de Belleza? 

Como diría Avelina Lesper: El arte es un producto de la inteligencia, el talento y la sensibilidad humana. El arte es creación, el artista parte de nada, parte de cero o parte de una idea pequeñísima para a partir de ahí enfocar su trabajo en crear.

En el proceso de crear arte hay una intención de crear algo que pueda comunicar, que pueda participar de la sensibilidad del otro.

La belleza sencillamente es algo que está en los ojos de quien mira. Todas estas definiciones ya están dichas una y otra vez, pero es que son totalmente ciertas y me siento reflejado en ellas. 

¿Qué proyectos tienes a corto, medio y largo plazo? ¿Dónde podemos seguirte y encontrar tus trabajos?

De momento, sobrevivir a esta pandemia, todo está muy parado y asusta mucho.

Instagram es mi mayor medio de exposición ( https://www.instagram.com/raulbateman/ ), pero mi equipo está trabajando en una página web para subir mucho más contenido.

Podéis encontrarme también aquí: https://raulbateman.tumblr.com/ 

-¡ Bombardeo final menos profesional!:

–*¿Qué imagen es la primera que te viene a la cabeza al leer estas palabras?:

a) odio:

una foto editada hasta la saciedad.

b) justicia: 

Utopía.

c) amor:

El rostro de una amante mirándote atónita tumbados en la cama abrazados.

d) magia:

Estar bajo los pies de una mujer que adoras.

e) desgracia:

El rostro de alguien querido que ves por última vez.

f) éxito:

La cara de felicidad de un modelo cuando el resultado le encanta.

–*¿Qué época histórica te hubiera gustado vivir? ¿A qué personaje histórico resucitarías?

No me gustaría vivir en otra época anterior, quizá como mucho haber podido vivir la década de los setenta/ochenta con dinero y recursos. 

Cualquier persona que sueñe con vivir en el pasado no sabe lo que dice. 

Me encantaría tomar unos vinos con Helmut Newton, Peter Lindbergh, Vivian Maier, Robert Capa, etc. 

–*¿En qué o en quién crees?

En mí mismo y en el trabajo duro.

–*¿Qué queda de tu yo adolescente?

Sigo siendo el mismo adolescente, con más experiencia, menos confiado y mucho más seguro de sí mismo. 

–*Comparte con nuestros lectores:

a) un miedo:

Al ser humano.

b) un vicio:

Fumar cachimba después de comer y los pies de mi Herrin.

c) un refrán interiorizado:

Quien siembra vientos recoge tempestades; Quien hoy es oreja, mañana es lengua.

d) una manía molesta:

Si es de otra persona, no soporto la gente que sorbe o se le escucha demasiado al comer. Si es propia, soy un completo desastre y un despistado de la vida.

e) una experiencia cargada de adrenalina:

Cualquier fotógrafo te puede contar lo que pasa cuando empiezas a meter un disco duro en el laptop y no da señal.

–*Recomiéndales: 

a) dos fotógrafos:

Chicos: Adrián Madrid, Assiah Alcázar.  

Chicas: Teórica del caos y Flicka Elisa

b) dos libros:

El caballero de la armadura oxidada y la trilogía de Africanus.

c) dos artistas plásticos: 

Gairah Praskovia y Lita Cabellut.

d) una canción que pueda ser la BSO de tu vida:

The House of the rising sun -The Animals, 

Creature comfort -Arcade Fire,

Truly -The Growlers.

Lo siento, nunca puedo elegir una canción.

–*Envíales un mensaje a las personas que más quieres y otro a tus seguidores.

Me encantaría agradecer a todas las personas que me siguen por su constancia y cariño, la verdad es que me siento afortunado de contar con tanta gente que aprecia lo que hago, por sus mensajes y sus palabras.

Sobre todo agradezco el apoyo incondicional a mi madre, a mi hermana y a mis amistades más íntimas, por haber estado ahí cuando nadie más quiso, sin pedir nada a cambio.

A todas las personas importantes en mi vida que soportan mis torpezas, mis errores y que no me juzgan, me enseñan.

Especialmente a mi Ama, a Laura, Dita, Margout, Sarah, Ot, Adrián, Ane, Gairah, Lorena, Lily, Natalia, Roxana, Carol, Marta, Paty, Marta, Sara, Belén, Andrea, y a mucha gente que ha estado ahí.

Gracias por dar luz a mi oscuridad. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s