GHETTO BLASTER

presenta la review de

DAWN FM – THE WEEKND

Buenos días y feliz año nuevo, querido lector, querida lectora. Espero que hayáis tenido una buena entrada a este 2022 que, como veíamos el mes pasado, promete mucho musicalmente. Por mi parte llevo todo este mes disfrutando el álbum que nos trae hoy aquí: lo nuevo de The Weeknd, Dawn FM.

Antes de nada, tengo que aclarar que no soy el mayor experto en The Weeknd y que no fue hasta 2020 que empecé a interesarme por su trabajo. Lo conocía por alguna colaboración con estrellas del pop pero me sorprendió muy gratamente cuando empecé a profundizar en su música.

Pues bien, este Dawn FM sigue la estela synth-pop de su anterior disco After Hours, pero con una presencia de sintetizadores aún más notable, sacando sonidos realmente bonitos. Hay que alabar la producción pero sobre todo la mezcla, que logra unas transiciones entre temas impecables, siendo muy disfrutable escuchar el disco de principio a fin.

Pero donde quiero hacer más hincapié es en el apartado lírico y, sobre todo, la estructura narrativa de Dawn FM. Para ello debemos partir de una teoría que leí al poco de salir el disco y que comparto: que After Hours y Dawn FM son parte de una trilogía, siendo el primero la muerte del artista y este último un viaje por el purgatorio. Esto se hace notar en los interludios y los momentos en los que se escucha la radio que da nombre al disco Dawn FM (por cierto, el locutor es el mismísimo Jim Carrey).

El álbum está estructurado en tres partes bien diferenciadas. En la primera, The Weeknd hace gala de un hedonismo con el que trata de ocultar su dolor interno, sublimado a través del sexo hasta el clímax alcanzado en Take my breath. Llegamos al primer interludio, en el que a través del paralelismo entre su vida y la de Quincy Jones The Weeknd nos contextualiza sus problemas con las relaciones y la última frase de Quincy dice “Looking back is a bitch, isn’t it?”. Esto hace tanto referencia al interludio como a la vez sirve de introducción a la segunda parte del álbum junto a Out of time: el recuerdo de una relación fallida que marcó al artista, genialmente narrada hasta llegar al segundo estribillo. Aquí se nos presenta After Life, posiblemente el título del cierre de la trilogía y destino del viaje emprendido por el artista. La tercera parte es en mi opinión donde el disco comienza a decaer, con canciones genéricas de desamor hasta alcanzar el tema final. Nos encontramos con un poema recitado por Jim Carrey; finalmente The Weeknd alcanza el final del purgatorio, reconciliándose consigo mismo y accediendo al Paraíso. Los pelos de punta.

En conclusión, Dawn FM me parece un muy buen disco de pop, obviamente mucho más disfrutable si te gustan los sintetizadores: en ese caso es una delicia. Las colaboraciones con Tyler, the Creator y Lil Wayne no son nada del otro mundo, sin embargo son dos artistas que hasta su peor cacho es bueno, así que se dejan gustar a pesar de no aportar demasiado a la narrativa del álbum. Pero esto no empaña para nada el álbum, y de nuevo resalto la presencia de dos titanes como Quincy Jones y Jim Carrey en él. Espero que lo disfrutéis tanto como yo lo estoy haciendo si aún no le habíais dado una escucha. Cuidaos mucho y el mes que viene nos leemos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s