Revista La Gorgona

Cuándo y cómo surge La Gorgona? ¿Qué la hace especial, genuina, respecto de otras iniciativas similares?

Sol Camarena Medina: La Gorgona, revista feminista, empieza a gestarse en mi cabecita poco antes del verano de 2018. Tenía muchas dudas y, a la vez, muchísimas ideas.

Ya entonces hubo dos aspectos fundamentales en la creación de la revista: el apoyo de mis amigas, escritoras y creadoras también, y mi propia introspección a la hora de darle vueltas a qué quería crear, por qué, de qué manera.

Más adelante, se unen, conformando este equipo de tres co-editoras, y en este orden, Kam Ferreras Fernández y Laura López Gómez, amigas íntimas, creadoras imprescindibles. 

Sin embargo, habían estado desde el principio: en las ideas, en la escritura, en la co-organización, en los encuentros.

Algo que hace muy especial esta revista nuestra es que es un proyecto basado en la compañía, el cariño y el buen trato. A veces es difícil separar la profesionalidad y el compromiso serio de la frialdad y la lejanía, o a mí me lo parece. Por eso, intento constantemente que una cosa no quite la otra, y creo que las tres lo hacemos, Laura, Kam y yo: cumplir dentro de nuestras posibilidades con nuestros objetivos y acuerdos con otros medios y espacios, a la hora de proporcionar a quienes nos leen periodismo y cultura feminista y crítica. Sin por ello caer en la dinámica del puro trámite, casi burocrática, que es tan característica de este sistema.

Nos cuidamos a la vez que trabajamos, y para mí, eso es clave.

Al mismo tiempo, y volviendo a lo que decía del compromiso y la seriedad, creo que la remuneración económica por los artículos e ilustraciones que publicamos es parte de esos cuidados; por alejados que puedan resultar ambos conceptos a primera vista, o al revés, por muy básico y esencial que parezca, como si no hiciera falta mencionarlo. Y sí hace falta, porque el ámbito de la cultura está gravemente precarizado, y nosotras también trabajamos cuando creamos, y es por eso que una de las bases indispensables de La Gorgona es esa remuneración.

¿Cómo os distribuís los diversos formatos de creación de contenido que ofrecéis: reseñas, entrevistas, artículos, recomendaciones…? ¿Qué aporta específicamente cada integrante de La Gorgona? ¿Hacia dónde deseáis evolucionar?

Sol: La verdad es que repartimos, según las capacidades y posibilidades de cada una, todos los contenidos que publicamos. Todas podemos escribir reseñas y artículos, hacer entrevistas, etc. Es muy importante para mí saber que mis compañeras me cubren la espalda si yo flaqueo o paso por un momento difícil, e intento ser, así, también yo un apoyo constante para ellas.

En mi humilde opinión, Laura es súper dinámica, tiene mucha energía que fluye en forma de ideas geniales. Kam es una periodista muy, muy rigurosa, que llega siempre cargada de información, documentación y propuestas clave. Respecto a mí ¡está feo que yo lo diga!

Me encantaría que evolucionáramos hacia un medio todavía más comprometido, y para eso, me resulta fundamental servir de altavoz y plataforma de difusión y apoyo para proyectos directamente relacionados con los antirracismos y las luchas migrantes. Una vez soy consciente de lo profunda y dolorosamente patriarcal y colonial que es el sistema capitalista que rige nuestra sociedad, no me imagino no comprometerme todo lo posible con algunas de las personas más marginadas y golpeadas por este mismo sistema, las compañeras migrantes y racializadas.

Al mismo tiempo, tenemos la necesidad de volvernos un medio económicamente sostenible. Ahora mismo tiramos de nuestros ahorros iniciales, las aportaciones súper solidarias que nos hacen quienes nos leen a través de Ko-Fi, y los fondos que recaudamos en los encuentros que co-organizamos en diferentes librerías y centros culturales y sociales.

¿Qué colectivos sociales, fundaciones y asociaciones apoyáis y ayudáis a visibilizar?

Kam Ferreras Fernández: Apoyamos, entre otras cosas mediante nuestras entrevistas, a organizaciones, espacios, personas… que creemos que trabajan por un cambio social para las personas marginadas. Estamos muy centradas en la clase, pero también en la cuestión LGTB, la raza… En resumen, visibilizamos a gente que con su esfuerzo haga que el mundo esté más próximo a aquel en el que queremos vivir.

¿Qué mensaje queréis enviar desde Altavoz? ¿De qué formas se puede colaborar con La Gorgona? ¿Dónde podemos encontraros, seguiros y quereros?

Kam: Nos gustaría enviar el mensaje de que todas las voces tienen derecho a ser escuchadas, y de que todas las personas tienen derecho a vivir con dignidad. Este es el mensaje que intentamos enviar no sólo con lo publicado en la revista, sino con el pago de nuestros artículos y nuestros eventos.

Tenemos un twitter ( @revistalagorgon ), una cuenta de facebook (“Revista La Gorgona”) y un instagram ( @revistalagorgona ). También tenemos una cuenta en ko-fi :

( https://ko-fi.com/revistalagorgona ), donde la gente que aprecie nuestro trabajo y quiera aportar dinero para que podamos continuar retribuyendo nuestros artículos, puede donar. 

En estas cuentas publicamos también los eventos que vamos organizando, que suelen ser en Madrid. Todo el mundo está invitado a venir y a conocernos. ❤

¿Cómo valoráis el mercado editorial actual, particularmente en lo referente a las autoras, lectoras y editoriales eminentemente feministas?

Laura López Gómez: El mercado editorial es un mercado muy precario, con una desigualdad muy marcada. Siempre ha sido así: o bien los contactos y el dinero te daban libertad para crear lo que quisieras como quisieras, o tenías que sacrificar tu sueño y tu hambre para poder hacerte un hueco. La llegada de las redes sociales ha introducido cambios en este mercado: poder publicar libremente y tener un medio sin necesidad de pagar por él, poder conocer a mucha gente diferente con facilidad. Podría haber sido una oportunidad genial para democratizar las editoriales, para elevar las voces de las que están en los márgenes y romper con la endogamia cultural, pero no ha sido así.

En su lugar, las dinámicas capitalistas se han intensificado. Sigue existiendo un grupo reducido de personas con las que te conviene llevarte bien y no tener problemas y otro grupo de gente con la que rivalizas y a la que debes tratar de devorar. Ahora ya ni siquiera competimos porque nos “hagan el favor” (porque muchas veces se ve así, como un favor y no como un reconocimiento de un trabajo) de publicarnos. Ahora competimos por algo tan triste como un retweet o una mención en una historia de instagram.

Ante este panorama se pueden distinguir dos tipos de actitudes desde el feminismo: grupos elitistas y cerrados en los que el feminismo no es más que un rasgo identitario; y grupos que, en coherencia con los valores del feminismo, crean redes de apoyo mutuo.

Las primeras son fáciles de reconocer, en primer lugar, por la homogeneidad del círculo. Cuando una autora, lectora o editora feminista solo publica o recomienda a mujeres de un rango de edad determinado, con unas ideas determinadas, un número de seguidores en redes determinados, un color de piel, apariencia física normativa, etc., y además resulta que son todas amigas; es fácil pensar que está utilizando el feminismo de forma deshonesta. Bajo un disfraz de sororidad, se esconden mecanismos de grupo guay del patio del instituto.

Al otro grupo, al de las que intentamos ser críticas con toda forma de desigualdad, nos toca, por tanto, ser cuidadosas con todo esto. Dar voz a los márgenes y, a la vez, no favorecer dinámicas de poder. Da mucho ánimo ver que no estamos solas en esto.

¿Qué proyectos tenéis a corto medio y largo plazo?

Laura: Justo estamos empezando a salir de una larga etapa en la que la revista estaba en números rojos, lo que nos da la posibilidad de retomar la publicación de colaboraciones.

Uno de los fundamentos de esta revista es el deber de remunerar a nuestras colaboradoras, durante esta etapa que comento, nos habían llegado algunas solicitudes que con mucho pesar habíamos tenido que postergar.

Este mes de mayo teníamos el objetivo de publicar dos entrevistas a dos editoriales: 

Amor de Madre y Ménades.

Nuestra co-editora Laura está editando un reportaje basado en la experiencia de personas LGTBI+ dentro de la iglesia católica, aunque como es temporada de exámenes, no sabemos si lo podremos publicar en mayo o en junio.

Una cosa que nos hace mucha ilusión es organizar un sorteo cuando el confinamiento se relaje un poco más. Las tres co-editoras tenemos fanzines publicados, chapas con citas de escritoras que nos gustan y estamos pensando en diseñar una bolsa de tela. También fantaseamos mucho estos días con realizar eventos y participar en ferias cuando se pueda.

Para finalizar, recomendadles a nuestros lectores -cada una de vosotras-:

a) dos autoras de narrativa; b) dos autoras de poesía; c) dos editoriales; 

d) dos librerías; e) una canción como BSO de La Gorgona. 

¡Muchas gracias por vuestro tiempo!

a) dos autoras de narrativa:

Kam: Me gusta muchísimo Toni Morrison, adoro la contundencia y claridad con la que cuenta sus historias y su estilo gótico sureño. También adoro a Siri Hustvedt.

Sol: dos autoras de narrativa: definitivamente, Arundhati Roy (su novela El dios de las pequeñas cosas es de mis favoritas, y de lo más bello y preciso que he leído nunca), y Louisa May Alcott, con su imprescindible Mujercitas.

Laura: Ahora mismo estoy muy enamorada de las letras frescas y afiladas de Marta Sanz y Samanta Schweblin, dos autoras que escriben desde el surrealismo y la intimidad.

b) dos autoras de poesía:

Kam: María Sotomayor está publicando poesía muy simbolista y sugestiva en torno a temas como el cuidado y el dolor que es maravillosa. Y me flipa Gloria Fuertes, la admiro mucho como persona y su forma de escribir tan simple y en la que se entrevé tanta bondad y empatía. Me alegro mucho de que su obra sea más conocida de unos años a esta parte, se lo merece.

Sol: en castellano, recomiendo de corazón la poesía de Pau Herreros Castelló, mi novia, que me demuestra constantemente que las imágenes, puestas por escrito, son barcos que pueden llevarte a cualquier parte; y de mi amiga Ana SA, que ahora está ultimando el manuscrito de su primer poemario, otra demostración más de que la emotividad y la cercanía no son “dejes femeninos” en la poesía, al revés, son bases fundamentales del arte y la creatividad.

Laura: La honestidad y bondad de las palabras de Luz Pichel son como vendas de lino para arroparse en los días frágiles y hace poco conocí los poemas de Eloísa Cañete Herrera, una joven sevillana, también de una sensibilidad extraordinaria, con un par de fanzines publicados.

c) dos editoriales:

Kam: Estoy enamoradísima de Contraescritura, todo lo que publican es relevantísimo y me encanta su filosofía antifascista y obrera, me parecen gente muy, muy coherente y admiro eso. Me gusta un montón también Tigre de Paper (en catalán), les descubrí hace poco pero llevan publicando cosas muy relevantes para comprender mejor el mundo desde la izquierda desde ya el siglo pasado.

Sol: creo que todos los tributos a La Bella Varsovia, editorial de poesía que publica auténticas maravillas, son pocos. Una editorial más pequeña a cuyo equipo admiro enormemente y cuyo compromiso también con la poesía y con los feminismos me resulta fundamental es entropía ediciones.

Laura: Solipsismo o barbarie y Colon Irritable son dos editoriales muy pequeñas de gente muy buena que merecen mucho amor.

d) dos librerías:

Kam: La Semillera, en San Bernardo, Madrid. Es la librería de María Sotomayor y su madre, y ambas son un cielo y tienen una selección maravillosa y café gratis, se siente una como en su casa. También me encanta Berkana, en Chueca, también Madrid. Las librerías como ésta me parecen muy importantes como mujer bisexual.

Sol: mi librería favorita en el mundo entero es La Rossa, librería valenciana, situada en el barrio de Benimaclet y dedicada a literatura escrita por mujeres. Y si me permitís, recomiendo también un espacio que no es una librería y, sin embargo, no puedo dejar de hacerle hueco en esta entrevista: también en Valencia, la Biblioteca de la Dona.

Laura: A mí me encanta sentarme a tomar algo mientras leo, por eso recomendaría

La Fugitiva (Madrid); es una librería café de segunda mano donde es imposible no enamorarse, y Tipos Infames (Madrid), donde te puedes tomar un vino en un ambiente en el que se nota el cariño que le tienen a los libros.

e) una canción como BSO de La Gorgona:

Kam: All My Futures, de she/her/hers. Intensa siempre.

Sol: Gracias a la Vida, de Violeta Parra.

Laura: No sabe dónde va – Amaral, por la humildad y el cariño con los que intentamos trabajar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s