Al día siguiente del adiós de Silvia Mago

No tengo fuerzas para salir de la cama. 

No quiero, 

porque eso implicaría asomarme a la ventana 

y tristemente comprobar 

que el mundo no ha cambiado.

Ayer fue nuestra última noche, 

sin cena, pero con cuerpo y sangre. 

La última caricia se me quedó entre las manos 

mientras intentaba atrapar tu olor. 

Lo observo evaporarse y lloro en silencio, 

algunas lágrimas mojan tu colchón.

 

No quiero empezar el día 

porque puede significar el primero. 

Y no tengo fuerzas para comenzar una vida 

en la que no estés tú.

Silvia Mago

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s