Entrevista a I. J. Hernández (1er Premio Artesanía de la Piel – Poesía)

fbt

¿Quién es I. J. Hernández? ¿Qué tres momentos o experiencias vitales dirías que han forjado especialmente tu carácter, tu personalidad?

Un tipo en busca y captura de sí mismo. Supongo que es una actitud poética, de literatura en vena, quiero decir: cierta abstracción que definió mis primeros pasos y que sigue a mi lado (en el lado bueno de la cama). Esa mirada cargada de asombro ante el milagro de la vida. Resumiendo: un hombre lleno de preguntas. ¿Tres momentos? No puedo abrir mi corazón en la primera cita. De momento no hemos pasado del tú me miras, yo te miro; y tú me pides un 600 cargado de descendientes o de autoestopistas. 😉

¿Qué relación te une a la Literatura? ¿De qué forma influye en ella tu formación académico-profesional?

La lectura, siempre la lectura.

La publicidad, es decir, mi formación en el campo de la comunicación, el marketing y la publicidad es solo una excusa. Nadie contrata a poetas. Se puede vivir sin coche, sin chófer, sin destino; pero sin comida ni de coña.

Quiero pensar que mi formación está conectada a los libros que he devorado (filosofía, poesía, historia, ensayo, antropología, novela, física, religión, arte, música…).

¿Cuáles son tus referentes y cómo definirías tu poética, tu estilo personal?

Bolaño y Kafka en la delantera, Lorca de media punta, Félix Francisco Casanova por la banda izquierda; por la derecha: Virginie Despentes. Medio centro: Borges. En la defensa: Whitman, Saramago, Svetlana Alexiévich y Chéjov. De portero. En mi equipo no hay portero. El gol es alegría.

Entrenador: Pasolini.

Presidenta del club: Wislawa Szymborska.

Presidente honorífico: Cervantes, el pxxx Amo.

En relación a mi estilo personal, a mi poética, sigo buscando las botas más molonas para salir del banquillo.

¿Qué tres cualidades le atribuyes a todo gran poeta? ¿Cómo es tu proceso creativo y de qué se compone tu imaginario en términos de inspiración?

La eterna pregunta. Todo gran poeta, todo gran poeta menor, todo poeta menor, todo poeta que no sabe que es poeta, debe escribir. Que lo lean es otra cosa. En ese acto queda definida su posición en el mundo: en relación a su ética, estética y demás confabulaciones académicas guion existenciales guion el ser humano está obsesionado con las listas (catalogarlo todo para darle sentido a lo inefable sin que las piernas se conviertan en alambres temblorosos).

Mi proceso creativo es sencillo: escribo cuando me apetece. En relación a la inspiración, cabe destacar mi amor por el cine, la música o el arte en cualquiera de sus manifestaciones. Tomo notas, robo conversaciones, trafico con sueños. No sé, preguntarse a uno mismo la razón del proceso creativo nos conduce en ocasiones a lugares poco transitados por el imaginario colectivo. Un buen viaje o un mal viaje depende de la droga, del metabolismo, de la compañía, de las expectativas, de la cultura, de la genética, qué sé yo.

¿Por qué “¿Mordisqueas luces cegadoras?” como poema elegido para el Certamen de Literatura Erótica Artesanía de la Piel? ¿Cómo se gesta y cómo recibes su distinción como primerísimo premio sobre 41 poemas participantes?

Estadística. Conté las palabras eróticas (incluidas las subterráneas y las tatuadas) de algunos poemas que esperan su decapitación o una cirugía estética cojonuda que los convertirá en nada o en poemas superguays.

Lo cierto es que “¿Mordisqueas luces cegadoras?” ganó a sus rivales de carpeta de escritorio: “Poemas invisibles”. Y luego, el jurado más sexi se sintió atraído por las luces cegadoras de todo buen polvo imaginario.

Recibir el premio de este certamen es un beso con lengua de esa chica que nunca te atreviste a sacar a bailar, mucho menos a besar.

Gracias infinitas, una vez más. 😉

¿Cuál es tu concepto de Erotismo? ¿Cuál es tu definición de Arte?

El erotismo es exaltación del amor físico en el arte (3ª acepción…).

El erotismo es Arte.

Toda forma de Arte es la búsqueda o experimentación del amor (encerrado en su compleja Torre de Babel).

¿Qué has ido desechando y qué has ido incorporando a tu escritura a lo largo de tu carrera hasta llegar a hoy? ¿Qué obra, poema o texto consideras que sería tu mejor carta de presentación a un nuevo lector?

He desechado casi todo. Leerme era un lío. Corregirme, un desafío no exento de ciertas dosis de masoquismo.

La síntesis. La busco con ojos de niño.

Una novela: “En el futuro los coches no vuelan” (Premio de Novela Corta Siete Pisos, Cáceres, 2019).

Un poemario: Estoy en ello. No recomiendo mis dos poemarios anteriores (bueno, un poco sí, por aquello del primer amor).

Un libro de cuentos: “Los unicornios se apagan en los hoteles” (Premio de publicación Vadebooks, 2020) *A puntito de salir a la venta. Un poema como carta de presentación: “DeLorean”.

¿Cómo afrontas un certamen literario en contraste con la realización de una obra editorial, desentendida de valoraciones y escenarios de competencia directa? ¿Qué consejo le darías a quien quiere pero no se atreve a presentarse a una convocatoria?

Me gusta competir. Es una cuestión de disciplina. Mejorar el texto, la obra, es el camino y es la meta.

Como escribió Bolaño (puede que lo dijera y el entrevistador lo escribiera, no lo recuerdo): “La literatura se parece mucho a la pelea de los samuráis, pero un samurái no pelea contra otro samurái: pelea contra un monstruo. Generalmente sabe, además, que va a ser derrotado. Tener el valor, sabiendo previamente que vas a ser derrotado, y salir a pelear: eso es la literatura.”

Como lector, ¿qué esperas de la antología Artesanía de la Piel?

Soy un buen lector. Espero belleza. Espero mis dos ejemplares 😉

En ocasiones un concepto, una frase, una palabra en un contexto inesperado, casi mágico, te devuelve la fe en el ser humano y puedes olvidar miles de palabras que están por estar, esperando su momento para despedirse del mundo en las trincheras enemigas (a colación de esperar lo peor de un texto).

Siempre es gratificante leer a escritores con los que compartes tiempo y espacio.

¿Tiendes a escribir lo que te gustaría leer y a leer con ojos de escritor? ¿En qué puntos coinciden ambas perspectivas? ¿De qué forma crees que afecta en su análisis la imposición de una temática tan “personal” -en este caso: la erótica-?

Soy bastante intuitivo, siguiendo lo escrito por Salvador Benesdra: “Intuición es el conocimiento adquirido por el cerebro y el cuerpo por las vías muy precisas de los sentidos y el saber acumulado anteriormente pero que no alcanza aún nivel de precisión suficiente para convertirse en palabras y poder ser comunicado a los demás”.

En relación a la temática: suele buscarme. Es un súbito cosquilleo, una alarma, una chispa, un input transformador de vacío. De la nada, el papel – la pantalla – en blanco a algo que no sabes qué es, pero ES.

¿Cuáles son tus proyectos a corto, medio y largo plazo?

Estoy trabajando en una novela cojonuda y en un poemario todavía más cojonudo. Se retroalimentan, en ocasiones se intercambian los papeles de parásito y huésped. Creo que es lo mejor que he escrito, pero siempre que termino algo digo lo mismo, así que ni caso.

Terminamos con este bombardeo directo al corazón:

–*¿Qué tres palabras te gustaría saber decir en todos los idiomas? 

Hablaría de libertad, igualdad, fraternidad con responsabilidad, equidad y honestidad. Gritaría: Ámense a morir.

–*¿Qué tres sueles incluir en tus poemas de manera recurrente? 

Sideral- relámpago-cosmos.

–*¿Qué época histórica te hubiera gustado vivir? 

Todas las épocas, soy fan de los vampiros.

¿A qué escritor resucitarías? 

Los/as grandes son inmortales.

–*Comparte con nuestros lectores:

a) un miedo: 

El fin de la edad del porvenir (por cierto, hermosísima canción la de Javier Álvarez).

b) un vicio: 

Smoking Dreams.

c) una manía molesta: 

La transparencia.

d) un buen consejo recibido: 

Aléjate de mí. El segundo mejor: el consejo de Jarmusch, el único que sale de mi boca en los talleres literarios que imparto: «Nada es original. Roba de cualquier lugar que resuene con inspiración o alimente tu imaginación. Devora filmes viejos, filmes nuevos, música, libros, pinturas, fotografías, poemas, sueños, conversaciones aleatorias, arquitectura, puentes, letreros en la calle, árboles, nubes, cuerpos de agua, luz y sombra. Selecciona para robar únicamente cosas que hablen directamente a tu alma. Si haces esto, tu trabajo (y robo) será auténtico. La autenticidad es invaluable, la originalidad no existe. Y no te molestes en esconder tu robo —celébralo si así lo quieres. En cualquier caso, siempre recuerda lo que Jean-Luc Godard dijo: “No es de dónde sacas las cosas; es hacia dónde las llevas”.»

–*Recomiéndales, por favor:

a) cuatro poetas noveles: 

Ni idea. Últimamente he leído a algunos poetas jóvenes brutales: Elena Medel, Alessandro Spoladore, Nicolas Granier, Mario Obrero, Elvira Sastre.

b) tres poemarios actuales:

 “Días sin ti” (Elvira Sastre); “Furor & Fulgor” (Miguel Veyrat); “El gran bosque” (Marta López Vilar).

c) una ciudad para vivir y otra extraordinariamente literaria: 

Roma y Roma.

d) tres editoriales y dos librerías: 

Omito las editoriales (licencia poética). La librería de toda la vida; Shakespeare and Company.

e) una canción como BSO de tu trayectoria literaria: 

“You never can tell”, de Chuck Berry, en Pulp Fiction.

–*Envíales un mensaje a:

a) las personas que más quieres: 

El amor es lo más cercano a la eternidad.

b) tus lectores y seguidores: 

Se avecinan cosas lindas.

c) tu yo del futuro 2030: 

Querido yo / que quizás ya no seas yo / ¿Aún mordisqueas luces cegadoras?

¡Muchas gracias por tu tiempo y enhorabuena, querido artesano de la piel!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s