Era Eros, María José Solano

No es fácil escribir de sexo, tal vez porque no es fácil escribir sobre el origen de las cosas, pues en dicho origen se mezclan de manera ancestral, elementos complejos de entrelazar como la ciencia, la literatura, la física y la religión. El ser humano necesita explicar y comprenderse y el sexo es, sin lugar a dudas, el núcleo de esa explicación. Un núcleo que, al igual que el del planeta donde habitamos, es invisible, matérico, ardiente, poderoso y vital.
Tampoco es fácil leer el sexo, especialmente en el S.XXI, donde la imagen erótica se ha cultivado desde todas las perspectivas posibles y en todas las direcciones, educando la mirada del espectador en un sexo audiovisual, no escrito. Gracias a unos amigos que escriben relatos eróticos desde hace casi un año bajo los seudónimos de Irene Adler y J.C. Pursewarden en zendalibros.com, pero, sobre todo, gracias a la oportunidad que me brindaron en Altavoz Cultural de ser jurado de un premio literario erótico (Artesanía de la piel), que ahora se ha transformado en este libro recopilatorio, he podido comprobar algo muy singular, y es el poder impresionante, magnético, casi mágico, que el lenguaje sigue ejerciendo en el ser humano. Escribir y leer sobre sexo después de tantos siglos de sexo, existencia y literatura, sigue siendo un ejercicio complejo, desafiante, atrayente y clandestino tanto para el escritor como para el lector.
Este libro de Artesanía de la piel es un estupendo laboratorio de experimentación en ese sentido, pues permite al lector comprobar las diferentes formas, todas válidas, de abordar el sexo no en crudo, claro, sino cocinado en un proceso inevitable de intelectualización, para, convertido en palabras, enviarlo al receptor en su forma original, es decir, siendo de nuevo el producto secreto de una sensación.
La poesía es, en estos casos, un paisaje recurrente, pues la libertad del verso permite una sinestesia encadenada, caprichosa u obediente, capaz de construir con sutileza la imagen erótica. El relato, me temo, es un medio más hostil, pues digamos que, recurriendo a la analogía pictórica, la pincelada se nota más. El relato, creo, es el género literario más difícil, no ya en el tema erótico sino en cualquier tema porque su brevedad obliga a la intensidad y eso exige un manejo de las herramientas narrativas más complejo. La poesía puede ser abstracta, enumerada, surrealista o Dadá y tocarnos el corazón irremediablemente. El relato, nunca.
Por eso, además de felicitar sinceramente tanto a los ganadores de ese concurso literario como a todos los participantes que tuvieron el arrojo de sentarse a escribir erotismo echando un duro pulso al lenguaje, querría también recordar que los maestros siguen ahí, pacientes, en las estanterías, esperando la consulta humilde, admirada y fructífera de los que quieran continuar practicando el oficio más viejo del mundo acudiendo a aquellos que lo hicieron con grandeza: Safo, Ovidio, Apuleyo, Plauto, Marcial, Juvenal, Mal-la Naga Vatsiaiana, Cheik Nefzaoui, Kalyana Malla, Giovanni Boccaccio, Geoffrey Chaucer, Pietro Aretino y Marcantonio Raimondi(éste era el “ilustrador”), Arcipreste de Hita, Francisco Delicado, Quevedo, Góngora, Rabelais, Margarita de Navarra, María de Zayas y Sotomayor, John Cleland, Marqués d’Argens, De Nerciat, Restif de la Bretonne, Marqués de Sade, James Berttram, Leopold von Sacher-Masoch, Felix Salten, D. H. Lawrence, Carretero Novillo conocido como “el Caballero Audaz”, Henry Miller, Emmanuelle Arsan, Dominique Aury, Georges Bataille, Anaïs Nin, Nabokov, Lawrence Durrell, Guillaume Apollinaire, Louis Aragon, Jean Genet, Pauline Réage.
En ellos y en tantos otros, aprendimos y seguimos aprendiendo el placer de la literatura. Valga, en este caso, la dulce redundancia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s