Entrevista a Desirée de Fez

ALTAVOZ CULTURAL Y CHICA SOMBRA 

PRESENTAN

ENTREVISTA A DESIRÉE DE FEZ

Bienvenida, querida Desirée, a las I Jornadas sobre Arte y Cultura del Escalofrío. Desde Altavoz Cultural y Chica Sombra queremos saber, antes de nada, cómo estás y cuál ha sido la última vez que sentiste un escalofrío viendo cine.

Yo diría que la última vez fue viendo Host, la película de Rob Savage sobre una sesión de güija por Zoom. Es una película magnífica, un tren de la bruja perfecto lleno de sustos de primer nivel. Me gustó muchísimo y sentí un miedo genuino.

En Reina del grito hablas de muchos miedos, concretamente de todos los que tenemos -o, mejor dicho, de los que la sociedad nos va imponiendo- la mayoría de las mujeres. ¿Cuál es ese que más arraigado tienes, ese con el que intentas lidiar a diario?

Creo que el miedo a no ser aceptada, que se extiende a varias facetas de mi vida, y, sobre todo en los últimos años, el miedo a la pérdida. Este último también en su sentido más amplio.

Hay una frase en la sinopsis de tu libro que me ha llegado especialmente: “Miedo a fracasar como madre, y a la presión social por la maternidad”. He sido mamá hace poco y no puedo estar más de acuerdo. ¿Crees que la libertad en las distintas maneras de ser madre, o en la decisión de no serlo, aún sigue siendo un tema muy tabú?

Más que ser un tema tabú, todavía sigue provocando reacciones inesperadas e injustas.

¿Qué miedo pensaste que nunca superarías y, al final, lo has hecho?

El miedo a despojarme de las resistencias, tanto externas como (y quizá sobre todo) internas, a escribir de la forma en la que realmente quería escribir. Este libro es el resultado de eso.

Haces referencia también a la ayuda que el cine de terror te ha brindado a la hora de superar tus miedos femeninos. Hablando de pelis que nos hacen más fuertes, cuéntame, ¿qué protagonista de qué filme de terror es tu favorita y por qué?

Mi favorita es Anna, la protagonista de La posesión (1981) de Andrzej Zulawski. Lo es, tal y como explico en el libro, por atípica, misteriosa, ambigua, contradictoria y mucho más real de lo que puede parecer a simple vista. La adoro. De principio a fin. Me gusta por cómo es, por cómo la he visto yo en cada momento de mi vida y porque tiene un look absolutamente alucinante.

¿Cuán de largo crees que es el camino que aún nos queda por recorrer a las feministas para lograr esa ansiada igualdad? ¿Crees que la lograremos alguna vez?

Muy largo, pero muchísimo más corto que no hace tanto. Y sí, la lograremos.

Diriges un seminario sobre el cine de terror hecho por mujeres. ¿Qué sensación te gustaría dejar en tus alumnos y alumnas tras su finalización?

Soy feliz si sé que salen del curso reconociendo la importancia de las mujeres en la historia del cine de terror y con una libreta llena de películas para ver.

Has participado en numerosos proyectos literarios, tanto como autora como en la labor de coordinación. ¿En alguno de ellos te has sentido en desigualdad solamente por tu género?

Sí, claro, pero también he cometido el error de coordinar hace años libros en los que yo era la única mujer. Afortunadamente eso está cambiando, pero durante mucho tiempo no solo era lo habitual sino que lo habíamos naturalizado.

Abracemos esa dualidad Cine-Literatura: ¿Qué tal te llevas con las adaptaciones cinematográficas de grandes obras literarias del terror? ¿Cuál es tu preferida -tanto como para incluso situarla por encima del texto original- y cuál te resulta especialmente desastrosa?

Mis preferidas son Suspense (1961), de Jack Clayton, y La semilla del diablo (1968), de Roman Polanski, pero no las situaría por encima de los libros que adaptan, que también me gustan mucho (sobre todo el de Henry James). Desastrosa… ¡no se me ocurre ahora!

En Reina del grito confiesas una particular dificultad en la digestión del subgénero “rape and revenge”. Dándole la vuelta, ¿cuál es tu villana favorita dentro del marco del terror y qué tres cualidades tendría tu malvada ideal?

Te digo una muy reciente pero que me encanta: Ruth, la protagonista de Prevenge (2016), que no es una rape and revenge. ¿Cualidades? Carisma, una razón de ser y un buen plan.

En la obra encontramos asimismo una exquisita muestra de aprecio por Babadook -compartimos admiración-. ¿Qué sabor te dejó su primer visionado y qué crees que aporta originalmente al género?

Babadook me impresionó muchísimo ya la primera vez que la vi por su ambivalencia como película de monstruos y melodrama extraordinariamente lúcido sobre el miedo a la pérdida. Creo que es clave para entender el trabajo de otras directoras y otros directores que en los años posteriores han recurrido al terror para explorar emociones complejas relacionadas con temas como la pérdida, la maternidad o la relación entre madres e hijos. Es una película mucho más influyente de lo que se dice.

Le preguntamos hace un año a Alejandro G. Calvo (https://altavozcultural.com/2019/11/14/alejandro-g-calvo-sensacine/ ) acerca de la influencia de los críticos de cine sobre las expectativas o frustraciones del espectador. ¿Crees que tenéis ese poder a la hora de transmitir vuestro juicio al consumidor o realmente vuestras valoraciones no tienen por qué condicionar nada?

Yo escribo con el deseo de serle útil al lector, de despertarle la curiosidad hacia determinadas películas o aportarle una interpretación que pueda interesarle (independientemente de que la comparta o no). Que lo consiga o no, ya es otra historia. Pero no concibo mi profesión de otra manera.

¿Tiene edad el cine de terror? ¿Cuán sano o enriquecedor consideras que puede ser para niños y niñas de 7, 10 ó 12 años?

Siempre digo que agradezco profundamente a mis padres que me dejaran pasar tantas horas de pequeña delante del televisor y no se obsesionaran con controlar excesivamente lo que veía. Como madre vigilo lo que ven mis hijos, claro, pero sigo creyendo en el cine fantástico y de terror como una puerta abierta maravillosa a la imaginación y a crecer que no hay que cerrarla de golpe.

¿Qué destacarías de nuestro terror?: ¿qué signos o características propias dirías que configuran la forma “española” de hacer cine de terror respecto del resto de lugares del mundo?

No te sabría decir… quizá cierta gracia cruzando terror y costumbrismo.

¿Qué fue lo primero que sentiste al terminar de escribir Reina del grito? ¿Cómo nace la relación obra-hogar con Blackie Books?

No sentí que lo había acabado hasta que lo vi publicado, hasta que lo tuve en las manos, y entonces me arrolló una mezcla de felicidad y de vértigo. Todavía estoy ahí, de hecho.

¿Qué proyectos tienes a corto, medio y largo plazo?

De momento, solo pienso en seguir disfrutando de las cosas buenas que me está trayendo Reina del grito, que son muchas. No puedo estar más agradecida.

Terminamos con este bombardeo directo al corazón:

–*¿Con qué plato se conquista tu estómago y con cuál se le disgusta?

Um. Me encanta la comida japonesa. Y no soy nada fan de los pucheros o los asados contundentes.

–*¿Qué época histórica te hubiera gustado vivir? ¿A qué personaje histórico resucitarías?

Los años 70 en Estados Unidos. ¿Personaje? Marilyn Monroe.

–*¿Qué tres palabras te gustaría saber decir en todos los idiomas?

¡Reina del grito!

–*Comparte con nuestros lectores: a) un miedo; b) un vicio; c) un buen consejo recibido; d) una manía molesta.

a) Que me deje de gustar mi trabajo.

b) El chocolate y las películas navideñas.

c) ¡No mires tanto Twitter!

d) Comprobarlo todo mil veces.

–*Recomiéndales, por favor: a) tres escritoras consagradas y tres escritoras de reciente explosión b) dos novelas recientes y dos grandes clásicos; c) tres editoriales y tres librerías; d) tres directoras de cine y tres actrices.

a) Shirley Jackson, Angela Carter y Daphe Du Maurier / Mariana Enríquez, Samanta Schweblin y Selva Almada (aunque en realidad ninguna sea exactamente de reciente explosión, pero sí contemporáneas).

b) Nuestra parte de noche, de Mariana Enríquez, y Un amor, de Sara Mesa / Siempre hemos vivido en el castillo, de Shirley Jackson, y Otra vuelta de tuerca, de Henry James.

c) Blackie Books, Sexto Piso y Libros del Asteroide / La Central del Raval (Barcelona), Lata Peinada (Barcelona) y La Llama (Barcelona).

d) Claire Denis, Lucile Hadzihalilovic y Kathryn Bigellow / Isabelle Adjani, Jamie Lee Curtis y Béatrice Dalle.

–*Envíales un mensaje a: a) tus seres queridos, b) tus lectores y seguidores y c) tu futuro yo de 2030.

a) Os quiero.

b) Gracias infinitas.

c) ¡No seas tan autocrítica!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s