Diáspora de la mujer pájaro, de Marta Castaño

-Versátiles-

Abrimos el poemario más esperado de este 2021 como quien entra a un museo: con los mismos ojos agrandados, sedientos de imágenes que impacten en sus pupilas y aniden en su recuerdo visual durante años y años. Marta Castaño, una de las artistas intelectualmente más generosas que hemos conocido, nos regala un libro-exposición, un canto a la naturaleza, a la mujer y al yo más intimista y crudo desde una simbología y un manejo de la paleta de colores lingüísticos que nos desborda los sentidos y nos alimenta el alma.

Diáspora de la mujer pájaro es tantas cosas. Pero posee la gran virtud de la brevedad, de la concisión en forma -poemas moderadamente cortos- y la contundencia en fondo -toda una rotura gritada, un renacimiento en forma de vuelo y un derroche de libertad expulsada desde el buche-.

Vestida con una edición preciosa de Versátiles, aderezada con unas ilustraciones interiores de una honda, negra belleza excelsa, hijas de Axel Jiménez Tenorio, y presentada con un sensacional prólogo de la ‘Dama de Galicia’, Alicia Louzao, la mujer pájaro desarrolla su proceso de búsqueda vital a lo largo de casi setenta composiciones distribuidas en siete partes muy sutilmente sugeridas, abiertas sucesivamente por correspondientes sentencias introductorias que nos señalan el late motiv que albergan: nacimiento, miedo, noche, sexo, supervivencia, paz…

Apuntaladas en ocasiones por citas célebres de ilustres escritores, las diversas composiciones se revelan atómicas y moleculares: son independientes en cuanto a fuerza lírica y mensaje concluyente, así como son vértebras de un mismo cuerpo alado que apoya sus patas sobre ramas nominalizadas -la madre, la hermana, los dioses, los animales; la mujer por encima de todos ellos-.

La primera secuencia traduce la búsqueda de identidad más profunda: se aboga por la renuncia a lo superficial y por el hermanamiento con nuestra propia naturaleza, nuestra forma primaria y una mimetización con nuestro entorno. Ello implica dolor, incertidumbre y una honestidad brutal. El abandono de lo que fuimos para por fin comenzar a ser. El renacimiento. La tremenda deconstrucción. Morir para florecer, más puras, más limpias, más reales. En esta serie de poemas ya podemos localizar perfectamente las coordenadas del lenguaje de Marta Castaño: el léxico elegido ensalza el concepto de naturaleza que contextualiza toda la obra; el sabor a oda y el autorretrato se entrelazan compás a compás en un baile estético que se percibe, por supuesto, feminista.

La segunda etapa del camino de la mujer pájaro es una apelación constante de siete tramos -como “siete espadas que atraviesan mi corazón”- a la madre, desdoblada, en nuestra visión, además de en la imagen de la Virgen, en dos caras complementadas a las mil maravillas: la madre naturaleza -opción preferida- y la madre de carne y hueso, a la que se refiere su hija más humana. Esta diáspora -en su sentido más etimológico, vinculado al acto de dispersarse- alcanza aquí una representación hermosa: los miedos, las llagas vitales y la voz orientada hacia la madre comprensiva y todopoderosa se funden en una apertura de los focos de contemplación de la protagonista. Comenzamos a entender a la narradora como la bandera de tantas y tantas mujeres, como la imagen visceral de todo cuanto bulle en lo femenino, en la re-creación de los terrores más innatos y las cualidades más salvajes.

Avanzamos hacia la libertad del vuelo. La prosperidad está plagada de negros, de grises, de rojos. En la tercera altura hallamos muerte, así como una hiperconsciencia de nosotras. Lo feroz ha poseído nuestros pasos y ahora coqueteamos con el universo del sueño sin intenciones de vencer, solo de dejarnos atrapar -y atravesar-. Las imágenes se han tornado forestales; apreciamos una cama en mitad del bosque nocturno. Hemos llegado al ecuador de nuestro viaje y chocamos con la noche, ámbito de tantos alientos exóticos.

Emerge la sexualidad -solitaria y compartida-; emerge el deseo corporal y la carne y la piel se transforman en abrigo para dos. La parte cuarta destila el erotismo del periplo de nuestra mujer pájaro: se discute el amor, se desprecia lo añejo, se proclama el placer y se traza el amanecer último de su viaje. Hace rato que el negro se besa con el rojo, que la muerte y el dolor sangran por los poros del goce, la alegría y el buen destino. El sabor a mitología continúa su cauce paralelo.

El caos se ha asentado en el recorrido y la complejidad ha aumentado densamente. La brújula sigue señalando el norte en un campo de acción que se ha ampliado y fragmentado en rincones, sombras y humos. Cada parcela supone un micro-ecosistema. Todo es bosque, pero hay muchos y propios. Hemos vuelto a la esencia del museo que mencionamos al principio: Marta nos muestra alma y tono rasgado. Retomamos el abedul y confirmamos el lobo.

Arder como premisa definitiva. La penúltima parte es el preámbulo del acabose: la mujer pájaro ha sorteado obstáculos hacia su evolución y se resguarda del pasado siendo pura bola de fuego, pura calcinación bella y inteligible. Acude la autora en su forma más nívea, transparente, para hablarnos al corazón desde una cercanía que será hermana en el siguiente capítulo. Los escarabajos han sustituido a los lobos.

Alzamos el vuelo y los ojos hacia el cielo: la mujer pájaro es libre y completa, suya y eterna. El poema-epílogo dedicado a tal figura es la alfa y la omega de cuanto encontramos en el poemario, funciona como manifiesto y fin, como consecución victoriosa y mirada hacia atrás enjuagada de lágrimas que ahora caen como lluvia. Todo se lo debemos al fuego.

Qué bien escribes, Marta Castaño. Diáspora de la mujer pájaro ha superado las expectativas y reivindicado las ganas de abrazarlo. Pesados versos ligeros son los que conforman las páginas de esta obra poética que tan bien nos abre el pecho y se acurruca en nuestra sien. Brava poeta que vuela altísimo. De las alas al espasmo más hermoso.

CUATRO PREGUNTAS A LA AUTORA

Los tres porqués:

¿Por qué Diáspora de la mujer pájaro, en cuanto a finalidad y mensaje y en cuanto a título?

Empecé a escribir y a recopilar los textos que componen el poemario en un momento en el tenía una enorme necesidad de liberarme de personas, de sentimientos y sensaciones que me abrumaban.

Me encontraba atravesando una etapa de ansiedad y depresión fuertes de la que quería salir. Una etapa de oscuridad desde la cual quise emprender un viaje, una diáspora hacia otros lugares dentro y fuera de mí en los que encontrar la luz.

Creo que los pájaros y las aves ofrecen infinidad de símbolos con los que se puede trabajar en la labor de escritura. Yo los utilizo constantemente, me inspiran su canto y su comportamiento. Muchas aves realizan viajes de miles de kilómetros para cambiar su lugar de residencia y poder desarrollar su vida en entornos más agradables y prósperos para su supervivencia.

En relación con el término ‘mujer pájaro’ me inspiré especialmente en una serie de intercambios epistolares que tuve y aún tengo con la artista multidisciplinar Sophie Rovas en los cuales comenzamos a hablar y a escribir textos sobre este concepto, sobre este personaje fantástico que era una mujer con aspecto de ave, algo atormentada y con mucha inquietud de libertad.

¿Por qué Versátiles como casa?

Cuando terminé el libro me dispuse a buscarle un lugar en el que pudiera vivir. Escribí a algunas editoriales que contaban en ese momento con la recepción de manuscritos abierta y Versátiles me abrió sus puertas. Versátiles es una pequeña editorial de Huelva que trabaja con autores contemporáneos. Es una casa pequeña pero acogedora y con ya varios años de trayectoria en el mundo editorial. Es un hogar en el que se dan cita escritores de edades y estilos muy diversos. Alrededor de ese hogar se encontraban ya voces de mujeres como Alicia Louzao o Ana Martínez Castillo, así que me pareció una buena casa en la que seguro mi mujer pájaro se sentiría cómoda y muy bien acompañada.

¿Por qué ahora, en este momento?

Todo llega cuando tiene que llegar, todo tiene su tiempo y sus ciclos y supongo que este era el momento para mi libro. La situación sanitaria ha hecho que su publicación se haya retrasado un poco pero por fin aquí está. Tras un ciclo de trabajo, creación e introspección lo que viene después es la materialización de este proyecto que es también una forma de liberarme de una parte de mí.

¿Cómo ha sido su proceso creativo desde cero, desde la primera composición poética, hasta su remate en forma de obra redonda, con todas sus partes conjuntadas?

Mi proceso creativo es una continuidad porque escribo casi a diario. Lo que quiero decir es que en un principio no escribí los poemas pensando en que formarían un libro sino porque la escritura es una parte más de mi vida al igual que la lectura.

Los textos que finalmente terminaron en el libro empecé a escribirlos en torno a 2018 y no fue hasta el año pasado cuando vi que podía recopilar varios de ellos para que acabasen conformando un libro. En los primeros meses de 2020 fue cuando comencé a darle forma, a ver cuál podría ser la temática que conduciría el poemario y a seleccionar los textos que formarían parte de él.

Siempre había pensado que me encantaría que el libro tuviera ilustraciones, con lo cual, después de seleccionar los textos, le propuse al ilustrador Axel Jiménez si quería ilustrar algunos de ellos. Él realizó un total de trece ilustraciones en técnica de tinta que son las que acompañan a varios de los poemas.

¿Qué factores justifican su estructura final?

Decidir la estructura final fue una de las cosas que más me costó. La verdad es que cambié la estructura bastantes veces porque no acababa de estar satisfecha con ninguna opción.

La única parte que tenía clara era la que finalmente titulé con el texto ‘Mi corazón atravesado por siete espadas / revelará todos los miedos del mundo’ que está compuesta por siete poemas que son una serie de plegarias dedicadas a una deidad o figura femenina inspirada en la imagen de la Virgen María y sus siete dolores que pictóricamente se representan con un corazón que es atravesado precisamente por siete espadas.

El libro se puede sintetizar en una suerte de viaje o recorrido por un bosque en el que los caminos a veces se bifurcan, a veces no tienen salida o son laberínticos y acaban llevándote de vuelta al punto de partida. En definitiva como puede ser cualquier proceso de sanación o de aprendizaje que generalmente no es lineal.

Si que es verdad que, como en todo camino, hay un comienzo (oscuro) ‘Nací en un nido abandonado / en la rama de un abedul’ y un final (luminoso) ‘Hay un fuego dentro de mí iluminándolo todo’ y en el transcurso de este caminar la voz poética va encontrándose con varios personajes y avatares.

Hablábamos durante las Jornadas Poéticas Mariposa y Mujer, querida madrina, de la relación tradicional y renovada entre la naturaleza y la poesía. ¿Cómo se inserta Diáspora de la mujer pájaro en ese contexto, como canalizador de dicha relación, tanto para expresar belleza y emociones positivas como para reflejar sentimientos y rincones más oscuros?

En este poemario la naturaleza es uno de los hilos conductores.

La voz poética atraviesa un bosque oscuro y misterioso dentro del cual va topándose con animales, monstruos, dioses y diosas, seres y elementos de la naturaleza que a veces son aliados y otras todo lo contrario…

Es a través de elementos como el agua, la tierra, el fuego o el aire como intento reflejar la belleza y la crueldad de la propia naturaleza y de los sentimientos y emociones con los que relaciono cada parte de la misma.

¿Qué planes virtuales y presenciales de visibilización del poemario tienes en estos tiempos tan complicados para presentaciones y eventos?

El pasado 15 de abril se presentó online vía YouTube en el canal de la editorial, si a alguien le interesa se puede visualizar en este enlace: https://www.youtube.com/watch?v=ZuoE98CwByA&feature=youtu.be 

Estoy también cerrando para dentro de unos días una presentación presencial, quizás y si nos lo permite la pandemia, en la Biblioteca de Navarra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s