Mesa Siena

-Altavoz Cultural, septiembre 2021-

María Cabañas

Letty Diamonds

Lucía Pérez (estadosdelamente)

Pepe Serra

Pedro Alón

¿Qué rasgos principales destacaríais de vuestro arte a modo de presentación básica de vuestro estilo e identidad creativa?

María Cabañas: De un tiempo a esta parte siempre había pensado que el estilo era algo COMPLETAMENTE necesario para tener voz propia en el mundo artístico/creativo. Pero según me voy formando en otras áreas de la ilustración o la pintura y tengo la oportunidad de compartir opiniones con otrxs profesionales del medio cada vez estoy más cercana a pensar que aquello que hemos denominado estilo es simplemente un conjunto de manías y de formas adquiridas y mezcladas con nuestra forma de expresarnos, con nuestro lenguaje en definitiva. Si tomamos de referencia esas repeticiones, en mi caso se puede encontrar una paleta de color centrada en los tonos azules y rosas. Una temática principalmente referenciando a la figura femenina y al fan art. Una línea muy rota al igual que aprovechar las líneas de encaje o referencia para que sean partícipes en la imagen final. 

Letty Diamonds: Desde siempre me ha encantado pintar con la acuarela, ese azar e improvisación me fascina.

Lucía Pérez: Como rasgo principal destacaría el realismo, la especificidad de la técnica, que es siempre con lápiz, blanco o negro o color, aunque ahora también estoy dibujando en digital pero siempre con pinceles imitación al lápiz, y, por último, la temática: mis ilustraciones suelen estar relacionadas con el mundo de la cultura pop, friki, videojuegos y los fanarts en general.

Pepe Serra: Mis ilustraciones están basadas en la traslación de un concepto que viene dado por la palabra escrita, ya sea a través de un “briefing” publicitario, cuento, artículo de prensa, etc.

Me gustaría pensar que mis ilustraciones se caracterizan por una fuerte carga conceptual, ésta tiene que convivir con unos personajes que ayudan a vehiculizar la idea pero que intentan pasar desapercibidos y es por eso que suelen ser de rostros inexistentes.

Pedro Alón: Esta pregunta es difícil para mí, por eso pregunté a la gente que me rodea qué pensaban sobre mi arte, y este mix es lo que me contestaron: Mi arte es honesto, dulce y cálido, intento mostrar el mundo que me rodea con sensualidad, dulzura y mucho color, viajando entre entornos y universos visuales de fantasía de una forma muy carnal pero a la vez inocente y tierna.

Así que supongo que, como siempre he creído, es un estilo adulto inocente o pornonaif.

¿Cómo valoráis el mercado actual post-pandemia y cómo creéis que evolucionará a partir de este momento?

María Cabañas: El mundo ha hecho un reset general y eso ha salpicado a todos los gremios y a todas las formas de crear. Las redes sociales y las plataformas digitales han visto su momento más óptimo para izar la bandera de la globalización plena y enseñar al mundo que son estructuras inamovibles de creación, difusión y desarrollo de todos los discursos que consumimos a diario. Han establecido un nuevo nivel respecto a su capacidad de poner en contacto a creadorxs de todas las partes del mundo independientemente del origen, identidad o edad. De esta forma se han acortado tanto las distancias que es posible trabajar o relacionarse con autorxs que antes era impensable llegar a ellxs. El parón ha abierto la ventana del trabajo en proyectos propios y ha puesto en el punto de mira a las grandes multinacionales que han visto las posibilidades tan inmensas que existen en proyectos pequeños, pero con ideas grandiosas. Creo que la rueda de la creación está completamente desbocada y nos agarra de tal forma que hay ocasiones en las que podemos llegar a sentir frustración y abrumación ante la cantidad ingente de proyectos que se mueven a nuestro alrededor. Me gustaría pensar que la evolución es hacia un arte más social, más diverso e inclusivo. 

Letty Diamonds: Por una parte con la pandemia han salido a la luz más artistas, pues cuando el mundo se para te replanteas qué es lo que te gustaría hacer de verdad.

Esperemos que poco a poco salgan más ferias y más mercado para poder seguir expresándonos.

Lucía Pérez: Sinceramente no creo que la pandemia haya ayudado a nadie, pero sí creo que ha cambiado algo respecto a las compras online y que eso podría ayudar al pequeño artista y ser beneficioso para muchos negocios y gente que esté empezando a moverse por internet.

Pepe Serra: El mercado actual ya estaba mutando antes de la pandemia, ésta solo ha servido para catalizar el proceso de cambio.

La presencia en las redes se ha vuelto indispensable para la visibilidad de mi trabajo, posiblemente el futuro pasa por la mutación de imágenes estáticas a imágenes dinámicas, que cada vez serán más demandadas por los clientes.

Pedro Alón: El mercado actual en general está un poco parado, a mi entender. El del arte en particular: tenderá a subir y a generar muchas oportunidades. Pre pandemia estaba en un momento dulce, por lo que no creo que se resienta mucho y la rueda siga girando, pero todo son cábalas en las que no me veo inmerso.

¿Cómo creéis que repercute en el acercamiento de vuestro trabajo al público la utilización de medios virtuales (página web, redes sociales…)?

María Cabañas: En mi caso las RRSS se han convertido en un trabajo extra a mis horas laborales ya establecidas. La forma en la que compartes, creas y difundes lo que haces repercute de forma directa en los proyectos profesionales que llegan a tu buzón de entrada. Nos hemos convertido en expertxs receptorxs, analizamos las imágenes, los audios y los vídeos de una forma instantánea y sin necesidad de formación previa al respecto. La música que nos evoca alegría, la imagen que nos transporta a nuestra niñez o el audio que comparte tu amiga en un grupo de WhatsApp. También existe una cara B de todo esto: la sobreexposición y la necesidad de crear contenido a diario para no sufrir el síndrome del abandono hace que forcemos a veces el material que compartimos o que no valoremos el tiempo dedicado a cada pieza, por primar el volumen sobre la calidad. Mejor muchas publicaciones que pocas pero buenísimas. Un contenido que abraza la obsolescencia a las 24 horas de su nacimiento y que condena a la creadora o creador a la valoración del mismo en función de los likes o interacción de esa pieza con su comunidad. Evidentemente no todo son caras largas frente a estas plataformas ya que en ellas podemos encontrar comunidad y redes de apoyo increíbles y un altavoz enorme para el trabajo de cualquier creadora o creador. 

Letty Diamonds: Totalmente a favor y enamorada de poder acercar más tu arte a través de RRSS, la comunidad artística online es increíble.

Lucía Pérez: En estos momentos, para mí, las redes sociales son esenciales a la hora de llegar al público y de conseguir clientes, aunque también me parece triste que muchas veces no se valore tanto la calidad del contenido como el número de seguidores que pueda tener una cuenta.

Pepe Serra: Como he dicho antes, la presencia en las redes es igual a visualización.

La web se está convirtiendo en un formato de respaldo para las redes sociales. Éstas han cogido el liderato, sobre todo instagram, para ser la portada de nuestro trabajo y el punto de contacto. Es tan así que muchos de mis nuevos encargos vienen a través de mensaje directo de IG, sin pasar ni siquiera por el e-mail.

Pedro Alón: A mí particularmente me repercute muy poco, soy activo en todas las redes sociales, aplicaciones y portales creativos, pero realmente me llegan pocas ofertas de trabajo por ese medio, normalmente somos artistas que nos retro alimentamos unos a otros, por lo que el contacto directo, el acercamiento y las recomendaciones de terceros aún son más efectivas que las redes sociales. A no ser que seas influencer.

¿Cómo es vuestro proceso creativo desde cero y en sentido genérico? ¿Aplicáis algún tipo de distinción entre lo que creáis espontáneamente y lo que os piden o encargan?

María Cabañas: Siempre he querido tener un modus operandi, un manual de actuación por si la inspiración no aparece ese día poder tirar de fórmula matemática y sentarme a respirar en el banco forjado con mi entrenamiento previo. La realidad es bien diferente ya que trabajo y dibujo desde el error, desde la no planificación y desde el caos que supone empezar algo con miedo y terror a la incertidumbre. Comienzo con un “Qué bien te lo vas a pasar” y a los tres segundos estoy gritando para mis adentros “Esto es una verdadera mierda”. Ahora me estoy centrando en encontrar una pequeña lista salvavidas de tres o cuatro conceptos que me gustaría que aparecieran en mis obras y de ese modo poder recurrir a ellas a modo de faro si todo se inunda. En mi caso la mayor parte de mi trabajo diario lleva implícito un mecenas o cliente que acude a nuestro estudio y pone sobre la mesa el proyecto que quiere que lleve a su piel. A veces con pocas referencias o ninguna y otras veces con unas listas infinitas sobre el camino que recorren todas esas ideas. Cuando esos proyectos vienen exentos de acotaciones o deberes, ahí SURGE LA MAGIA. Se genera una energía diferente entre esa clienta o cliente y mi trabajo. Hay un baile imaginario y simplemente salen a jugar a la pista los colores y las formas formando un TODO. El tatuaje se va cargando de significado con el tiempo, aparecen detalles, cosas a las que no habías prestado atención o experiencias que conectan con aquello que te hiciste hace años o meses. Intento que la espontaneidad y el encargo tengan lugares comunes. 

Letty Diamonds: Mi proceso creativo va acompañado con música, con buena vibra y con tiempo libre disfrutando siempre.

Creo que a día de hoy no hago distinción, hago lo que me gusta y creo que esa es la clave del éxito.

Lucía Pérez: Mi proceso creativo no tiene nada de especial: buena música, buscar información acerca de lo que quiero ilustrar y cómo quiero hacerlo, encajar con cuadrícula, elegir colores y materiales y manos a la obra.

En mi caso no aplico una distinción entre lo que creo de forma espontánea y lo que me encargan, aunque sí es verdad que cuando creo algo lo suelo disfrutar más que cuando me encargan cosas, supongo que es por sentirse en la obligación de hacer algo y de tener que hacerlo en la forma en la que el cliente dicta. Con esto no quiero decir que no me lo pase bien con los encargos, al revés, me halaga que la gente se fije en mi estilo y me encargue dibujos y siempre acabo haciendo algo diferente, por lo que es una forma de salir de la zona de confort y eso siempre está genial, me refiero a que con algunos encargos me he sentido menos libre y la libertad creativa es muy importante a la hora de crear.

Pepe Serra: Como ilustrador editorial, el principal reto con el que tengo que luchar cada día es traducir las palabras en imágenes y pelear con “deadlines” imposibles. Comunicar el concepto es lo que realmente me importa, creo que la estética juega un papel importante, pero sólo es la manera de vestir la idea final.

Mi proceso de ilustración se basa en un movimiento ordenado y caótico al mismo tiempo, donde aparecen y se descartan muchas ideas para conseguir el resultado final. Esta metodología me ayuda a encontrar el camino correcto y me conduce directamente a la imagen final.

Los proyectos creados espontáneamente no difieren demasiado de los que vienen por encargo, sí destacaría su absoluta libertad de estilo.

Pedro Alón: Desde cero es investigación, investigación y empaparte de información y referencias. Crear un esquema, un plan de estrategia, como serían unos planos en la construcción de una casa, y a partir de ahí empezar a construir.

Lo espontáneo es libre y tiende a representar los sentimientos que en ese momento pasan por mi cabeza, es como una catarsis, una visita al psicólogo y vomitar todas las cositas que me rondan. En los encargos, trato de ofrecer una visión desde el punto de vista del espectador y el emisor, dejando mi ser en un tercer plano de forma anónima.

A estas alturas, ¿qué sentís que debe hacerse desde las instituciones para contribuir a una mejoría en cuanto a condiciones, recursos y oportunidades para quienes deseen volcar su vida en una carrera artística?

María Cabañas: En el caso social mi visión es la de reforzar la parte educativa y dar la posibilidad de una formación de calidad y transversal. Una educación que tenga una comunicación directa con el mercado laboral y no sea simplemente una utopía de la que luego hacen falta muchos años para poder bajar a la tierra y encontrar unas referencias reales en proyectos reales. También siento que es un buen momento para hacer una revisión global sobre los referentes artísticos que se nos brindan desde nuestra infanto-juventud, donde no hay espacio para la mujer y por ende para la diversidad, convirtiéndose en una historia contada a través de la mirada masculina y haciendo creer a la mujer que nunca tuvo espacio en esas “altas esferas”. Ofrecer más recursos a nuestra juventud para que no necesiten versar una experiencia de más de trescientos años en un puesto de becario. En definitiva, enseñar a trabajar en equipo para poder hacer más amplios los grupos de trabajo y de esta forma no generar guetos infranqueables.

Letty Diamonds: Creo que volcarse en una carrera artística siempre tiene muchas trabas, es algo personal y difícil, pero es cien por cien gratificante.

Lucía Pérez: Poner más empeño en la cultura en general y en el pequeño artista en particular. Dar más difusión y medios a artistas poco o nada conocidos, becas, concursos, crear más oportunidades de empleo en este sector, que mi única salida no sea ser autónomo o trabajar en otro sector para poder dedicarme en mi tiempo libre a mi verdadera profesión. Estaría bien que desde los medios de comunicación grandes y con poder de difusión se hicieran entrevistas a este tipo de artistas o que cuentas oficiales de algún organismo en redes sociales se interesaran por su trabajo.

Pepe Serra: Las instituciones tendrían que apoyar el trabajo del ilustrador y de la ilustradora, facilitando la internacionalización de su producto. La mejor manera de hacerlo sería potenciando la marca y posicionarla en el sitio que se merece.

Pedro Alón: Desde las instituciones deberían dejar hacer. Creo que cuanto menos se metan mejor iría todo. Cuando la mano de un tercero entra en escena algo de él va en todo. Cuantas menos trabas y menos burocracia exista en el arte creo que más crecerá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s