II Jornadas Ilustración y Universo Creativo

-Altavoz Cultural – septiembre 2022-

¿Cuándo y cómo te inicias en el mundo del arte? ¿Cuál fue ese punto de inflexión en el que decidiste apostar por una carrera profesional ligada al universo creativo?

Siempre me gustó mucho el “pega, corta y colorea” y cuando tuve que elegir carrera profesional pues me fui sin dudarlo a hacer Bellas Artes. Sabía que quizás las salidas en las carreras de humanidades serían escasas (aunque el tiempo ha confirmado que la escasez es mucha), pero aun así prefería hacer las cosas por vocación.

¿Qué es lo que tira de ti a la hora de crear cada una de tus ilustraciones? ¿De dónde sueles obtener la inspiración?  

Siempre digo que en mi caso imagen y palabra van muy unidos. Por lo tanto, a veces parte de una frase que me viene a la cabeza y construyo la imagen y otras veces el proceso es a la inversa, pero siempre van de la mano.

¿Cómo valoras la actualidad del arte urbano? 

Hoy en día hay grandes artistas urbanos. Soy muy fan de grandes autoras como Cintia Vidal  o Hyuro, que lamentablemente nos dejó hace un tiempo. Crean arte urbano feminista, personal, con mucho que decir.

¿Cómo te sientes en esta época en la que las RRSS han entrado a formar parte fundamental del mercado artístico en cuanto a la visibilidad y el márquetin?

Precisamente publicaba un post en Instagram en ese sentido y decía que para alguien analógico como yo resulta agotador además de crear tener que hacer contenidos en formato video explicando qué haces, por qué lo haces y además tratarlo como un producto de marketing . El arte debería de estar por encima de todo esto, pero, claro, con los malditos algoritmos, al final o existes en RRSS o no existes. Así que me siento algo frustrada. Resulta que en una era digital donde se podría llegar muy lejos al final quien decide tu visibilidad no es el público.

Vamos con un pequeño bombardeo: ¿Qué otros artistas te inspiran a la hora de crear? ¿Cuál es tu museo favorito? ¿Qué escuchas cuando trabajas?

Artistas: tengo muchas referencias, pero admiro a grandes ilustradores que a su vez han desarrollado carrera como pintores también: Andrés Rabago, Jesús Cisneros, Ana Juan, Jesús Sáez Castán.

De pintores: pues por supuesto grandes clásicos como Hopper, Alexander Katz, Hockney.

Y contemporáneos, además en su mayoría mujeres, como Hyuro, Cinta Vidal, Nikki Malouf, Monika Rohan; hacen cosas muy personales con esa visión femenina que tanto ha ocultado el arte.

¿Qué es lo que más te satisface de hacer cuentos ilustrados? ¿Cómo suele ser su proceso creativo? 

Al final el reto es el mismo que cuando creo mis propias ilustraciones, el constante juego entre imagen y palabra es lo que más me motiva siempre, dar tu propia visión de aquello que estás leyendo y complementarlo. Mi proceso creativo es hacer bocetos, muchos bocetos, y construir el storyboard para ver si funcionan los ritmos, las composiciones y las ilustraciones.

¿Cuáles han sido los personajes más especiales, acaso representativos como muestra de tu arte, quizás los más queridos o que mejor te hayan identificado, de cuantos has dibujado?

No tengo ningún personaje representativo, quizás lo que sí se puede destacar de mi trabajo es que, bien sea libro ilustrado o bien sea obra propia, es fácilmente reconocible e identificable.

¿Qué reminiscencias de Gijón podemos encontrar en tu arte? 

De Gijón puede haber claras alusiones al hecho de vivir tan cerca del mar. En una serie de ilustraciones tituladas Sub- acuáticos mostraba una serie de personajes haciendo sus rutinas diarias bajo el mar, a veces aquí me siento así, tan ligada al Cantábrico que casi vivo bajo él.

¿Qué crees que es lo mejor de ser ilustradora en España? ¿Y lo peor? ¿Qué cosas crees que deberían cambiar? 

Lo mejor es que hay grandísimos y muy valorados profesionales en este país de los que aprender y en los que mirarse. Lo  peor es que el trabajo no está tan valorado como en otras partes del mundo, siempre mal pagado, casi siempre escaso.

¿Cómo es el proceso​ de preparación de tus exposiciones? ¿Tienes alguna manía?

Pienso en un tema que suele surgir siempre a raíz de mis últimas vivencias personales y mis obras tratan de contarlo, funcionan como alter ego, con un aire más poético, más soñador pero siempre manteniendo la idea, el mensaje o los sentimientos.

¿Cómo llevas las críticas hacia el ámbito artístico por parte los medios? ¿Crees que todo vale a la hora de crear? 

Las críticas casi siempre están movidas por otros intereses que los meramente artísticos, que seas un artista de moda, o que genere polémica o que sea un artista que tenga multitud de contactos influyentes (volvemos al marketing y al algoritmo). Así que, para no morirme de frustración continua, intento nadar a contracorriente de todo eso. Hacer lo que me gusta y no parecer que hago para contentar a la crítica o para ganar seguidores, si no para mí todo esto dejaría de tener sentido.

¿Qué proyectos tienes a corto, medio y largo plazo? 

Tengo una exposición reciente titulada “En los espacios entre las cosas” cuyo texto dice así:

Quería hablar… de la rutina, de nuestro día a día. Darle un sentido más poético y más estético, convirtiéndola así en algo más soportable y llevadero. Como si la rutina no pareciera rutina. Y, en ese empeño, ¡¡¡me topé con las cosas!!! Si las cosas, todos esos objetos, ropas, cacharros, deshechos… que comparten espacio y tiempo junto a nosotros… Son testigos mudos de nuestros días seguidos de otros días, días llenos de problemas, desencuentros, esperanzas, miedos, alegrías… 

Y me topé también con un breve fragmento del libro que en ese momento leía y que sin buscarlo me acompañó y me ayudó en la construcción de esta exposición. En «Sunset Park» (Paul Auster, 2010), uno de los personajes de este novela era Ellen Brice, una pintora que se encuentra perdida en su vida, perdida en su arte y sus días y sobre todo y lo más trágico siendo ella pintora, perdida «en no decir nada». Comprende entonces que debe empezar de nuevo y dice:

<<Quería pintar cuadros que evocaran la callada maravilla de la objetualidad pura, el éter sagrado que respira en los espacios entre las cosas, expresar la existencia humana en una plasmación minuciosa de todo lo está por ahí, más allá de nosotros, a nuestro alrededor,…>>

Quiero decir, hablar, y contar, aunque sea rodeada y sepultada de esos objetos que me inundan en lo cotidiano. Sigo aquí en mi rutina, empeñada en la lucha del no decir nada. Empeñada en no perderme…

En un mes más o menos también saldrá un álbum ilustrado que se titula “Todo el cielo será tuyo”, escrito por Alberto Menéndez, de la editorial asturiana Delallama.

Y participaré en alguna feria de arte antes de que acabe el año con la Galería Lucía Dueñas de Oviedo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s