Querido José:
Brindo, hoy, por compartir con tus ojos la misma sal de ese mismo mar que nos ha visto crecer.
Pienso en tu infancia escrita sobre cartillas con límite de bocados y sigo brindando por el
despertar en tu mirada pese al tiempo y el encierro.
Brindo por la segunda parte de tu último apellido, que es la única palabra en valenciano,
donde cabe un país rebelde y exacto.
Brindo por todas las camisas arrugadas sobre cualquier tablero experimental; por todas las
risas que quedan entre el marco y el cristal y por todos los colores planos que caben en una
entrada de cine.
Brindo por todos los abrazos en forma de acotaciones y por aquellos que abren el telón todos
los domingos y festivos; por las risas en butacas con brazos acomodados y por esas luces que
invaden todo como muerte de estrella cercana.
Brindo por todo ello y por ti, que no dejas de ser raíz.
Pd.: gracias por la improvisación.
Atte.: los fieles seguidores de tu experimento.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s