¿Cuándo y cómo nace Librería 80 Mundos y con qué señas de identidad lo hace?

La Librería 80 Mundos, como tal, nace en 1984 con una fuerte intención de ser un espacio donde la libertad de pensamiento tuviera cabida. Nosotros tomamos el testigo en 2018 con la vocación de continuar con esa línea maestra de forma humilde. Éramos conscientes de que es difícil estar a la altura de las expectativas que se puedan tener de una librería con más de treinta años de trayectoria. Esta ha sido la librería donde la mayoría de nosotros hemos comprado nuestros libros desde que éramos pequeños, y pensábamos que era un buen lugar por el que empezar. Lograr seguir siendo la librería de nuestros vecinos en todas sus etapas vitales, independientemente del camino que hayan emprendido como lectores.

¿Qué equipo humano está detrás de la librería? Nos encantaría que os presentarais brevemente de manera individual:

El equipo de 80 Mundos está formado por tres libreros y dos socios que son, además, editores y agitadores culturales. Detrás del día a día podéis encontrar a Carmen, Sara J. y Adrián. Ponemos nuestros perfiles en primera persona:

Carmen:

De pequeña quería ser librera. No es literatura: con seis años me vacunaban cada semana y, si no lloraba, pedía que me premiasen con un libro. Estaba convencida de que mi futuro tendría que ver con esto. Lo que no sabía era que conocería a mi compañera en una librería, que trabajaría con ella y que acabaría no solo protagonizando la historia de amor más hermosa del mundo (lo siento por las vuestras), sino también compartiendo con ella el proyecto de mantener viva una de las librerías más emblemáticas de nuestra provincia.

Además de sonreír muchísimo por dentro y por fuera cuando me cuentan que he acertado en una recomendación, hago algunas cosas más: sé tocar bastante bien un par de instrumentos y bastante mal algunos más; he publicado algunos poemas y escrito algunos más. Mantengo las manos en movimiento para controlar la ansiedad: coso faldas victorianas, moldeo polímeros, pego collages y me quito padrastros.

Mis compis dicen de mí que la forma de cantar cualquier canción diciendo sisisí mientras ordeno libros es lo que les hace seguir viniendo a trabajar todos los días.

Sara:

Estudié una filología porque de todas las opciones era la que más libros me permitía leer, así que supongo que terminar eligiendo la profesión que más libros te permite leer era solo cuestión de tiempo. Que además pueda hacerlo en la librería donde compré mi primer libro y con la primera persona a la que le vendí uno es una coincidencia por la que solo puedo seguir dando gracias. De que la playlist de la librería sea un constante revival de la ruta de la madera me tenéis que dar las gracias a mí.

Aparte de intentar venderos los libros que leo, me gusta muchísimo hacer deporte, los juegos, viajar por la península y cocinar para mis amigos. Ya sabéis: no toda la literatura está en los libros. Tengo miedo escénico desde la primera audición de piano que hice, pero también tengo un arco.

Mis compis dicen de mí que sin mi sentido del orden y mi capacidad de trabajo esto no funcionaría. También que cuando me pongo creativa no sé cuándo parar (en redes habéis visto los resultados de algunas de las ocasiones en las que no han conseguido detenerme).

Adrián:

Estudié por estudiar y trabajé porque tenía que pagar cosas. Nunca he tenido mucho interés en cosas que no supusieran generar lazos aunque eso supusiera estar mucho tiempo solo. Llegué a la librería por decisión de las jefas y me han descubierto que no se me da mal hablar de los libros que me gustan, hacer cosas con ellos e, incluso, venderlos. Estoy totalmente en contra del trabajo pero, si tengo que trabajar, espero que sea siempre de esta forma.

No me dejan poner la música pero tampoco salir más tarde de mi hora, así que tengo que callarme. No puedo empezar un libro y no acabar comprándomelo, soy mi mejor cliente y no me soporto. Ya no me gusta el fútbol pero utilizo mucho sus referencias para hablar y cada vez voy más a la playa.

Mis compis dicen de mí que si os sonrío os puedo vender casi cualquier libro y que tengo más iniciativa que morro (y eso es decir mucho).

¿Qué ha sido lo más difícil de lograr por vuestra parte hasta la fecha y qué consideráis que cada vez se os da mejor? ¿Cómo estáis viviendo esta etapa tan convulsa a raíz de la pandemia que tanto ha castigado al sector del libro?

Vamos a contestar estas preguntas al revés. Para nosotros la pandemia no solo no supuso un castigo sino que fue una buena época, tanto a nivel de ventas como en el terreno humano. Los lazos que creamos durante los meses más duros se han mantenido hasta ahora y, si acaso, lo que más nos castigó fue que toda la gente que se volvió a enamorar de la lectura cuando no podía salir de sus casas se dedicara a viajar durante todo 2022, jajaja.

Es posible que lo más difícil y lo que mejor se nos da sea lo mismo: ser auténticos. Vamos a matizar lo que significa autenticidad en este caso sin tratar de meternos en un discurso político. En los últimos tiempos el concepto de librería parece haber cambiado mucho y parece que hay que añadir algo más. Aquí creemos que el algo más son los libreros. En una ciudad como Alicante que se piensa que está creciendo y convirtiéndose en un espacio moderno, igual persistir en la idea de tener una librería en su forma más tradicional sin más aliciente que sus libros y sus libreros (y su programación literaria) ha sido algo complicado, pero merece la pena. Y, por otro lado, también es difícil, pero muy reconfortante, mantener cierta autenticidad con respecto a tus valores. Nosotros no somos elitistas, así que tenemos una doble dificultad al no dejar que todo valga (mantenerte íntegro) y no caer en el polo opuesto de solo tener los libros que nosotros leeríamos (o habríamos leído hace ocho años, porque nosotros como libreros también hemos ido abriéndonos y aprendiendo de nuestros lectores, a veces casi más que a la inversa).

¿Cómo trabajáis el aspecto promocional de obras, autoras, autores y editoriales?

Leyendo. Esto parece de perogrullo pero es lo principal: no creemos que sea suficiente con echarle un vistazo a los puntos destacados de un libro o a las reseñas destacadas de la semana. Leemos por encima de nuestra esperanza de vida.

Y luego está todo lo demás. Nos gusta mucho cuidar a las editoriales en las que creemos, y especialmente a aquellas que pensamos que tienen unos valores semejantes a los nuestros (en relación a todo lo que mencionábamos arriba: la cercanía, la importancia del lector, etcétera). Ahora mismo tenemos un proyecto con una librería amiga (El Agente Secreto, en Úbeda) y nos coordinamos para destacar periódicamente editoriales en concreto, por ejemplo. Nuestra presencia en redes sociales también nos parece fundamental. De puertas para adentro no es que seamos autómatas, pero estamos trabajando. Cuando nos ponemos creativos… bueno, somos más humanos, y nos permitimos hablar de las obras de otra manera también.

¿Qué novedades recientes han ampliado vuestra oferta?

Nos hacéis esta pregunta en una época difícil, porque acabamos de terminar la campaña de Navidad y las próximas novedades no llegarán hasta dentro de unos días. No obstante, podemos citaros algunas a las que les tenemos muchas ganas: el inminente poemario de Alejandro Palomas, Y un después; El holocausto rosa, de Ricard huerta, dentro del terreno del ensayo (que viene además acompañado por otros títulos sobre antisemitismo con los que se puede maridar bastante bien); o el regreso de Paul Auster con Un país bañado en sangre dentro de la narrativa. Y de lo que hemos recibido en los últimos días, a caballo entre las últimas novedades del año pasado y lo que ha llegado antes de tiempo, Las voces de Adriana, de Elvira Navarro.

¿Qué planes tenéis a corto y medio plazo? ¿Dónde puede encontraros y seguiros nuestra comunidad lectora?

Hace un par de preguntas hablábamos de un proyecto que tenemos con El Agente Secreto. Ahora mismo estamos dándole forma a cómo lo vamos a continuar de cara al segundo trimestre y en adelante. Estamos bastante ilusionados con la pinta que tiene. Igual estamos siendo muy crípticos, no lo sé, pero a veces es genial que se terminen ciclos y empiecen cosas nuevas. Si queréis saber más, solemos ser muy activos en Instagram y Twitter (@Lib80Mundos). También tenemos una cuenta en Facebook donde ponemos todos los eventos y una lista de correo donde solemos dar la vara de forma quincenal.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s