¿Y tú quién eres?, Gabriel Navero

—Disculpe, ¿está usted bien? Giró la cabeza, sobresaltado. Una anciana le observaba con cautela desde el lado opuesto de la sala de espera. —Perdona, quizás no debería haberte llamado de usted —la mujer parecía haberse asustado también—. Supongo que aún eres demasiado joven para eso, ¿no? —dijo rebuscando en su bolso. Asintió lentamente y observó […]