Circo de Extravíos de la mano de Carlos Asensio

¿Qué momento de lucidez origina Circo de Extravíos y qué objetivo tiene?

Cecilia, mi compañera en Circo de Extravíos, y yo somos los dos escritores, nos gusta la poesía y nos apasiona la sociología y el mundo editorial. Llevábamos tiempo queriendo lanzar un proyecto editorial juntos; hacer algo novedoso, original, con trasfondo. Pensando un poco, mirando a nuestro alrededor y haciendo un importante ejercicio de abstracción llegamos a la idea que sustenta Circo de Extravíos: publicar obras literarias uniendo tres disciplinas apasionantes como son la poesía, la ilustración y la sociología. Aparte del evidente valor literario y artístico que tiene lo que hacemos, nuestro objetivo es dar a conocer de una forma distinta y más accesible conceptos del mundo de la filosofía, el pensamiento social o la historia del pensamiento. En tiempos como los de hoy es urgente reivindicar el análisis social, filosófico y humano de lo que nos acontece.

¿Dónde se sitúa dentro del panorama poético? Más allá de etiquetas frías, ¿qué características lo distinguen del resto de iniciativas poético-artísticas?

Creemos que Circo de Extravíos es un proyecto novedoso, en cuanto a que busca unir tres mundos que, a priori, no tienen ninguna relación. Desde luego que existe la poesía ilustrada. Y también se ha utilizado el lenguaje poético, desde los orígenes de la escritura, para filosofar y teorizar sobre el mundo. En España tenemos el ejemplo de pensadoras como María Zambrano, quien precisamente hizo esto mismo en muchas de sus obras. Sin embargo, creemos que la idea de escribir poemas e ilustrarlos sobre la base de conceptos sociológicos o filosóficos es poco vista. Nuestra identidad editorial, nuestra base literaria, al final, pasa por seguir esta línea de investigación y creación poética, artística y científica.

¿Cómo se forjó la antología Amores líquidos? ¿Representa un formato de obra que vaya a ser recurrente por vuestra parte?

La realidad es que fue fácil llegar a la idea del primer libro. Teníamos claro que la obra tenía que ser coral y diversa, tanto en relación con las poetas como en relación con las ilustradoras. Decidimos también, de forma consciente, que crearíamos una obra en la que, como mínimo, hubiera paridad de género. Felizmente, al final ha habido una mayoría de mujeres en el proyecto.
También tuvimos claro, casi desde el principio, que empezaríamos por el concepto de amor líquido de Zygmunt Bauman, y no solo por una cuestión de gusto personal –que también–, sino por la rotundidad del mensaje de este sociólogo, por la claridad del propio tema. Porque apela muy directamente a algo simbólico y universal como es el amor.
En cuanto al formato, tomamos la decisión de inaugurar con Amores líquidos una colección que tuviera recurrencia en el tiempo. Y teniendo en cuenta el éxito de la campaña de crowdfunding que hemos hecho con el libro, el impresionante plantel de colaboradoras que hemos tenido el lujo de acoger y el entusiasmo con el que la gente está recibiendo la obra, nos hemos reafirmado en nuestra idea de seguir por esta línea. Nuestra idea, por tanto, es sacar más títulos en el futuro, tratando otros conceptos, y contando con la colaboración de otros poetas e ilustradores.

¿Qué opinión te merece la situación editorial actual? ¿Qué hace falta para que proyectos tan bonitos como el vuestro tengan una mayor visibilidad y un mayor respaldo?

A nivel editorial, cultural y artístico estamos en un momento inigualable. No dejo de impresionarme con la cantidad de talento, de potencial creador, que hay a nuestro alrededor. Basta con asomarse y ver el trabajo individual de todas las personas que han colaborado en Amores líquidos. El problema es más social, público y político; sería necesario mucho más apoyo a la creación. En nuestra sociedad no se pone en valor a los creadores de cultura, lo que hace que las personas que quieran dedicarse al arte o a la literatura vivan precarizados o tengan que trabajar de otra cosa para subsistir. Sigue sin verse al artista o al escritor como un profesional que merece vivir de lo que hace, y se nos exige continuamente aportar cosas, crear sin esperar nada a cambio. Es desolador. Afortunadamente, sigue existiendo gente que cree en la cultura y la apoya, y es gracias a estas personas que iniciativas como la nuestra pueden existir. Es necesario respaldar la literatura, y cuando digo respaldar me refiero a comprar obras literarias, a recomendar libros a terceros, a pedir libros a librerías de toda la vida.

¿Cómo se puede colaborar con Circo de Extravíos?

Vamos a comenzar a trabajar en muy breve con una distribuidora para que el libro esté disponible en librerías de toda España, por lo que, si os interesa y crea curiosidad conocer nuestra primera obra, os invitamos a que la busquéis o la pidáis a partir del 18 de noviembre. Mientras tanto, también podéis pedírnosla directamente a través de nuestras redes (@circoextravios en Instagram, Twitter y Facebook) o a través de Libros.com.

Recomiéndanos dos libros, dos librerías y una canción que pueda salvarnos.

Dos libros: la Poesía completa de Alejandra Pizarnik, y Amor líquido de Zygmunt Bauman.
Dos librerías: Nakama y La Semillera, ambas en Madrid.
Una canción: Las Gymnopédies de Erik Satie.

https://libros.com/comprar/amores-liquidos/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s